Libros electrónicos

  • Libro electrónico: «Nuevos mediterráneos»
  • Versión digital gratuita de los Evangelios
  • Los libros de san Josemaría, en formato electrónico
  • Libro electrónico: «Catequesis del Papa Francisco sobre la Santa Misa»

Textos espirituales

La gratitud nos mueve a la lucha

La gratitud nos mueve a la lucha

¿Cuáles son los verdaderos motivos que mueven a un cristiano? ¿Qué buscamos cuando decimos que queremos ser mejores? La lucha se debe centrar en Dios, no en nosotros, sugiere este texto.

¿Un Dios que deja hacer? El mal y el dolor

¿Un Dios que deja hacer? El mal y el dolor

¿Por qué existe el mal? ¿Qué sentido tiene el dolor? ¿Por qué Dios permite el mal? Estas son las preguntas que toda persona se hace en algún momento de la vida. Hacen referencia a uno de los grandes misterios del hombre.

first para compartir

“first para compartir”

“first para compartir”

Conscientes de la importancia de Whatsapp como uno de los principales canales de comunicación en todo el mundo, lanzamos un servicio llamado “First para compartir” con el objetivo de poder mandar contenidos novedosos en el celular.

Envíe a través de la página web los favores recibidos

el opus dei, en primera persona

Del Prelado

Mensaje del Prelado (4 noviembre 2018)

Mensaje del Prelado (4 noviembre 2018)

En este mensaje, el prelado del Opus Dei recuerda con la Escritura que “nuestra esperanza está en el Cielo”, una verdad que es posible considerar especialmente en el mes de noviembre.

El Opus Dei en México

El Opus Dei en México

Historia

A partir de 1949, el novedoso mensaje del Opus Dei prende en todo tipo de ambientes en México, país que tiene la primogenitura en América.

Mensaje del día

“Cuando penséis que tenéis toda la razón...”

Acude a la dirección espiritual cada vez con mayor humildad, y puntualmente, que es también humildad. Piensa no te equivocas, porque ahí Dios te habla que eres como un niño pequeño, ¡sincero!, al que van enseñando a hablar, a leer, a conocer las flores y los pájaros, a vivir las alegrías y las penas, a fijarse en el suelo que pisa. (Surco, 270)

Vuelvo a afirmar que todos tenemos miserias. Pero las miserias nuestras no nos deberán mover nunca a desentendernos del Amor de Dios, sino a acogernos a ese Amor, a meternos dentro de esa bondad divina, como los guerreros antiguos se metían dentro de su armadura: aquel ecce ego, quia vocasti me -cuenta conmigo, porque me has llamado-, es nuestra defensa ...