Homenaje a los Bancos de Alimentos

Como homenaje a la Federación española de Bancos de Alimentos, que ha recibido el premio Príncipe de Asturias de la Concordia, reproducimos un artículo de Análisis Digital, además de varias historias publicadas en este website.

La Federación española de Bancos de Alimentos, premio Príncipe de Asturias de la Concordia El pasado año distribuyó más de cien millones de kilos de alimentos entre las entidades que ayudan a los necesitados .

La Federación Española de Bancos de Alimentos ha sido galardonada con el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia 2012 que se ha fallado en el Hotel Meliá de La Reconquista de Oviedo. Esta candidatura había sido propuesta por Antonio Trevín Lombán, diputado por Asturias en el Congreso. Este galardón se concede a aquellas personas cuya labor contribuyan de forma relevante al fomento de la paz, la defensa de los derechos humanos, la libertad, la solidaridad, la protección del patrimonio y en general el progreso de la humanidad.

Integrada en la Federación Europea de Bancos de Alimentos, que aglutina un total de 204 bancos de 21 países, la Federación Española de Bancos de Alimentos (Fesbal) se creó en 1996 para coordinar las actividades de estas organizaciones benéficas sin ánimo de lucro existentes en todo el país. La Unión Europea sufraga aproximadamente la mitad de los alimentos distribuidos a través de esta organización en España. La Federación Española pertenece al Comité de Expertos de Agricultura de la Comisión Europea.

El primer banco de alimentos de España fue el de Barcelona, fundado con el apoyo de un destacado empresario de la industria de la alimentación. La iniciativa se extendió rápidamente por todo el territorio español gracias al entusiasmo que puso un sacerdote de la Prelatura del Opus Dei , don José María Sanabria que puso los cimientos de la Fundación que, a ritmo acelerado, abrió Bancos de Alimentos en cada provincia mucho antes de que existiera la crisis. En la actualidad hay un total de 54 Bancos de alimentos, con presencia en todas las provincias.

El Banco de Alimentos de Las Palmas recibió este año la Medalla de Oro del Gobierno de Canarias.

El principal objetivo de estas organizaciones es la recuperación de excedentes alimenticios y su redistribución entre las personas necesitadas, evitando su desperdicio o mal uso. Los bancos de alimentos no reparten directamente a las personas, sino que lo hacen a través de instituciones asistenciales y de ayuda social reconocidas por las administraciones públicas y que están en contacto directo con los necesitados.

Francisco del Pozo preside el Banco de Alimentos de Cantabria.

La Federación Española se ocupa de coordinar las actividades de todos los bancos y facilitar las relaciones con los organismos de las administraciones españolas e internacionales, así como con otras entidades no lucrativas y empresas que facilitan alimentos excedentes. También gestiona las ayudas públicas y privadas destinadas a dotar a los almacenes del equipamiento técnico necesario y a atender las necesidades económicas de funcionamiento.

Los bancos están organizados en áreas de aprovisionamiento -recogida de alimentos a través de empresas y de campañas o festivales-, distribución -asignación de cantidades y tipos de alimentos a entidades benéficas-, gestión de existencias -recepción de alimentos, conservación y preparación de pedidos- y administración.

El voluntariado de los bancos de alimentos está constituido, por lo general, por profesionales jubilados o prejubilados que desarrollan tareas de dirección, contabilidad, almacén, transporte y aprovisionamiento, así como otras de apoyo jurídico y relaciones públicas.

José Antonio García García, de 73 años, es presidente del Banco de Alimentos de Albacete.

Los bancos integrados en la Federación reciben donaciones de productos y aportaciones materiales de más de 3.000 empresas e instituciones, empresas de logística y transporte, de construcción, entidades financieras, fundaciones y grupos o medios de comunicación, así como de donantes particulares. En 2011, los bancos españoles trabajaron con 7.106 instituciones benéficas de toda España, repartiendo 104.000 toneladas de alimentos y prestando asistencia a más de 1.300.000 personas.

El premio concedido por la Fundación Principe de Asturias es el último de los ocho galardones internacionales que convoca anualmente y que este año alcanzan su XXXII edición. A este Premio optaban un total de 34 candidaturas procedentes de Alemania, Bangladés, Canadá, Colombia, Cuba, Ecuador, Egipto, Emiratos Árabes, Estados Unidos, Francia, Irlanda, Israel, Nicaragua, Países Bajos, Palestina, Reino Unido Sierra Leona, Turquía y España.

El Banco de Alimentos de Madrid repartió, el año pasado, once millones de kilos de alimentos a más de 400 entidades benéficas.

El Premio está dotado con una escultura de Joan Miró -símbolo representativo del galardón-, la cantidad en metálico de 50.000 euros, un diploma y una insignia. La Federación Española de Bancos de Alimentos dedicará el importe íntegro del premio a la compra de alimentos para repartir entre los más necesitados, aseguró el presidente de la Federación, José Antonio Busto , quien precisó que con ese dinero se pueden adquirir 50.000 kilos de alimentos. El pasado año, la FESBAL distribuyó un total de 104 millones de kilos de alimentos a 1,3 millones de españoles.

Además de los citados 2.000 voluntarios, unas 3.000 empresas privadas colaboran con la federación, así como diversas entidades bancarias.

El Banco de Alimentos es una iniciativa social de primer orden. Intenta solucionar la más apremiante de las necesidades cotidianas de los más desfavorecidos: poder comer todos los días.

La FESBAL se fundó en 1996 a instancias de los Bancos de Alimentos de España y se encarga de coordinar las actividades de estas entidades que, basadas en el voluntariado, recuperan los excedentes alimentarios y los distribuyen a los más necesitados.