Archivo

Hay 13922 resultados
Evangelio del domingo: el fruto eterno de la santidad

Evangelio del domingo: el fruto eterno de la santidad

Comentario del domingo de la 11° semana del tiempo ordinario. “El Reino de Dios viene a ser como un hombre que echa la semilla sobre la tierra, y, duerma o vele noche y día, la semilla nace y crece, sin que él sepa cómo”. Jesús quiere sembrar en los que le escuchan el santo deseo de tener una vida fecunda, recordando que el Espíritu Santo actúa en nuestra alma sin darnos cuenta y va haciendo fructificar nuestra vida sin que nosotros sepamos cómo.

Evangelio del sábado: la belleza de la sencillez

Evangelio del sábado: la belleza de la sencillez

Comentario del sábado de la 10° semana del tiempo ordinario. “Que vuestro modo de hablar sea: «Sí, sí»; «no, no». Lo que exceda de esto, viene del Maligno”. El idioma de la hipocresía es propio de quienes no aman la verdad. Se aman solo a sí mismos, y, de este modo, buscan engañar, implicar al otro en su engaño, en su mentira. Por el contrario, el hombre sencillo sabe descubrirse y descubrir a los demás como verdaderos hijos de Dios, a los que cuidar, habitar, amar.

11 de junio: Sagrado Corazón de Jesús

11 de junio: Sagrado Corazón de Jesús

Comentario de la solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús. “No le quebraron las piernas, sino que uno de los soldados le abrió el costado con la lanza. Y al instante brotó sangre y agua”. Conocer el Sagrado Corazón de Jesús para creer en su Amor es la necesidad más honda de nuestro propio corazón. Acudamos a la intercesión de la Virgen y de san Juan, cuyos corazones latieron al unísono con el de Cristo, para que no dejemos nunca de pasmarnos frente a este misterio.

Evangelio del jueves: por el perdón hacia el amor

Evangelio del jueves: por el perdón hacia el amor

Comentario del jueves de la 10° semana del tiempo ordinario. “Si al llevar tu ofrenda al altar recuerdas que tu hermano tiene algo contra ti, deja allí tu ofrenda delante del altar, vete primero a reconciliarte con tu hermano, y vuelve después para presentar tu ofrenda”. Toda ofensa entre los hombres es una ofensa a Dios. Es un modo de decirle a Dios, “esa persona que está ante mí no es buena, no es un regalo, un don para mí. Te has equivocado al crearla y ponerla junto a mí”.

¿Cómo ser contemplativos en la vida cotidiana?

El Papa Francisco dijo en la audiencia que es importante que haya “equilibrio entre trabajo y oración”, es decir, “que el trabajo no nos absorba hasta el punto de no encontrar tiempo para la oración y, por otra parte, estando atentos a que nuestra oración no se convierta en un espiritualismo que nos aleje del contacto con la realidad”.