El prelado del Opus Dei y Mons. Asenjo bendicen un retablo de San Josemaría en Córdoba

Córdoba cuenta ahora con una reliquia de san Josemaría en la iglesia parroquial de san Nicolás, templo en el que rezó el fundador del Opus Dei en su primera visita en 1938

Invitado por Mons. Asenjo, Arzobispo de Sevilla y Administrador Apostólico de la Diócesis, el prelado del Opus Dei, Mons. Javier Echevarría, realiza estos días una visita a Córdoba, donde ha bendecido un retablo, en el que han colocado una reliquia del fundador del Opus Dei, y ha pronunciado una conferencia para sacerdotes de la Diócesis, en el marco del Año Sacerdotal convocado por Benedicto XVI.

La ceremonia de bendición se celebró al mediodía de ayer, ante la presencia de los fieles de san Nicolás de la Villa, que llenaban el templo y asistían con alegría y recogimiento al acto de bendición del retablo de san Josemaría, instalado en una capilla lateral.

“La revolución silenciosa de la santidad y del amor”

En el recibimiento al prelado de la Obra, Mons. Asenjo agradeció la labor del Opus Dei en Córdoba “en continuidad con el espíritu del fundador del Opus Dei”, y señaló que su mensaje “ha calado en el corazón de los andaluces” con iniciativas educativas, para la población rural y la juventud. El Administrador Apostólico añadió que confía en que los cristianos lleven a cabo “la revolución silenciosa de la santidad y del amor”, y agradeció la sintonía y la plegaria por su persona que percibe en tantos fieles de la Diócesis que se forman al calor del Opus Dei.

En la ceremonia litúrgica de bendición del retablo, Mons. Echevarría destacó el trabajo pastoral de Mons. Asenjo, a quien agradeció afectuosamente la invitación recibida para presidir conjuntamente este acto. El Prelado citó el Evangelio referente al “buen pastor”, para pedir oraciones por el Papa, por el Obispo y por su persona, y explicó que la vida de los cristianos ha de ser también “palabra de Dios que ayude y anime a los demás”. En su homilía, exhortó a los presentes a rezar por los enfermos y reiteró su agradecimiento “de corazón” a Mons. Asenjo, al párroco D. Antonio Evans, a los artistas autores del retablo, al orfeón de Cajasur y a los fieles de la diócesis de Córdoba presentes.

“Identificación con Cristo como fundamento del sacerdocio”

Anteriormente el prelado del Opus Dei había pronunciado una conferencia titulada “Santos para santificar” en el Palacio Episcopal ante un grupo numeroso de sacerdotes de la Diócesis. 

En su intervención, llena de referencias a las enseñanzas de san Josemaría y al Magisterio de Benedicto XVI, el prelado del Opus Dei partió de la “identificación con Cristo como fundamento del sacerdocio”. Mons. Echevarría explicó que los sacerdotes han de buscar su santificación personal en el ejercicio de su ministerio, principalmente en la celebración de la Eucaristía y de la Penitencia. Asimismo instó a los asistentes a buscar un trato de amistad con Jesucristo, a preocuparse unos por otros viviendo la fraternidad sacerdotal, a vivir la unidad con el Obispo y a rogar a Dios para que haya “muchos y santos sacerdotes”.