Tres arcángeles para tres labores

San Josemaría encomendó a san Miguel, san Gabriel y san Rafael diferentes obras de apostolado del Opus Dei.

El 3 de octubre de 1932, cuatro años después de la fundación del Opus Dei, san Josemaría inició unos días de retiro en Segovia. Entonces, el Fundador percibió con claridad cómo participarían en la Obra mujeres y hombres con todo tipo de situaciones personales y profesionales. En aquel momento recibió la moción de encomendar a los arcángeles las obras de apostolado que desarrolla el Opus Dei.

San Miguel

El “príncipe de la milicia celestial” aparece en diferentes pasajes bíblicos, y es ahí donde se relata su lucha contra los demonios: «Entonces se libró una batalla en el cielo: Miguel y sus Ángeles combatieron contra el Dragón, y este contraatacó con sus ángeles, pero fueron vencidos y expulsados del cielo» ( Ap 12, 7-8).

Es el abanderado de los ángeles buenos en la lucha contra el diablo y sus demonios, que tratan de seducir al hombre para vengar su caída. Como aparece en el relato del Apocalipsis, san Miguel es protector del nuevo pueblo de Dios: la Iglesia.

A san Miguel fue encomendada la formación de los Numerarios y Agregados, fieles de la Obra que viven el celibato apostólico.

San Gabriel

En una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, el ángel Gabriel transmitió a la Virgen María y al mundo la gran noticia de la historia:

«¡Alégrate!, llena de gracia, el Señor está contigo (…) Concebirás y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús; él será grande y será llamado Hijo del Altísimo» ( Lc 1, 28-32).

Seis meses antes de la Anunciación, el ángel Gabriel se había aparecido a Zacarías, hombre bueno y piadoso, esposo de Isabel, para anunciarle que, a pesar de su avanzada edad, tendrían un hijo:

« (…) tu súplica ha sido escuchada. Isabel, tu esposa, te dará un hijo al que llamarás Juan. El será para ti un motivo de gozo y de alegría, y muchos se alegrarán de su nacimiento, porque será grande a los ojos del Señor» ( Lc 1, 13-15).

San Josemaría puso bajo el patronazgo de san Gabriel la formación y el apostolado de los fieles Supernumerarios del Opus Dei.

San Rafael

Es el inseparable compañero de Tobías –cuya historia se cuenta en el libro bíblico del mismo nombre– a lo largo de un peligroso y prolongado viaje.

La compañía y consejos de Rafael traen como resultado la boda de Tobías con Sara, una joven hermosa y sencilla que fue liberada –gracias a la ayuda del arcángel– de un demonio que había matado a todos los hombres que se habían desposado con ella. De la misma manera, Tobías logra curar la ceguera de Tobit, su padre.

Bajo el patronazgo de san Rafael está la labor de formación que el Opus Dei realiza entre los jóvenes.

La fiesta de los tres arcángeles se celebra el 29 de septiembre.