Nueva Parroquia de San Josemaría, en Jalisco

El pasado 26 de junio, fiesta de su Santo Patrón, la iglesia de San Josemaría Escrivá fue erigida en Parroquia, lo que significa que tiene a su cargo la jurisdicción espiritual de los fieles católicos que viven en ese territorio.

La iglesia se encuentra en el fraccionamiento Lomas del Sur en Tlajomulco de Zúñiga, municipio conurbado a la Zona Metropolitana de Guadalajara. 

Para brindar atención espiritual a las comunidades de la zona, cuya cuya población asciende aproximadamente a 300 mil habitantes, en 2008 se construyó la iglesia, que fue inaugurada y bendecida por el Cardenal Juan Sandoval Iñiguez.

El pasado 26 de junio fue erigida en Parroquia, lo que significa que tiene a su cargo la jurisdicción espiritual de los fieles católicos que viven en ese territorio, que estará a cargo de dos sacerdotes diocesanos a tiempo completo. 

La solemne ceremonia litúrgica, que en esta ocasión presidió S.E. Mons. Miguel Romano Gómez, Obispo Auxiliar y Rector del Seminario de Guadalajara, se caracterizó por la piedad y emoción de los asistentes. Después de nombrar al Párroco y al sacerdote que colaborará con él, les entregó los libros que recogerán las actas de Bautismo, Matrimonio, Confirmaciones y demás Sacramentos. Luego ungió el altar y las cruces incrustadas en las paredes del templo para significar que la Iglesia es imagen de la Ciudad Santa de Jerusalén, e hizo entrega de una reliquia de San Josemaría, que permanecerá ahí en una pequeña urna. 

Mons. Romano invitó a todos los presentes a seguir el ejemplo de vida de oración del fundador del Opus Dei: «Tenemos un modelo que nos anima y motiva, celebramos la fiesta de San Josemaría Escrivá de Balaguer, él es para nosotros maestro de oración» señaló en su homilía el Sr. Obispo, quien también animó a los fieles a convertir de la Iglesia en santuario eucarístico al recordar «con cuanto cuidado celebraba la Eucaristía San Josemaría Escrivá de Balaguer, y como en el día iba haciendo una prolongación de la Misa».

Antes de la ceremonia se había realizado una procesión con la Virgen de Santa Anita, acompañada de danzantes y fieles que no se inhibieron ante la fuerte lluvia. Participaron en la ceremonia unas 500 personas.

Al final de la ceremonia Mons. Romano se dirigió a la Virgen de Guadalupe y le pidió que bendiga a la comunidad de fieles para que pueda cumplir con el compromiso de servir a los demás por amor, sin condiciones ni excepciones.

Los feligreses visiblemente emocionados agradecieron al Obispo el privilegio de tener una Parroquia y, entre otras cosas, le contaron que ya imparten una catequesis a más de 800 niños y que esperan muchos frutos más.