San Josemaría, en el Camino de Santiago

Desde el pasado 21 de julio un relieve en bronce de San Josemaría, junto a los de otras 19 personas relacionadas con el itinerario jacobeo da la bienvenida a los peregrinos que, por el Camino francés, enfilan la entrada a la meta de Santiago de Compostela.

Cada relieve tiene más de un metro de altura. El conjunto escultórico, obra de Cándido Pazos, forma una puerta, denominada “Porta Itineris Sancti Jacobi”.

En la obra figuran, entre otros, personalidades como Juan Pablo II, Santo Domingo de la Calzada, el Papa Calixto II, Diego Gelmírez, Isabel de Portugal o Jan Van Eyck.

Junto a ellos, entre otros, Isabel de Lucerna, una peregrina que falleció antes de llegar a Santiago y que está en la puerta como un recuerdo de las vicisitudes que sufrían los caminantes.

San Josemaría estuvo en Santiago de Compostela en varias ocasiones, a donde acudió para rezar ante los restos del Apóstol. La primera vez fue durante el Año Santo de 1938 y llegó con la ilusión de ganar las gracias que la Iglesia dispensa en el Año Jubilar.

El sacerdote dejó escrito: “Pedid por mí, que este Jubileo jacobeo me limpie y me encienda el alma”. Días después, dejó escrito: “Santiago de Compostela y finales de julio, en la Cripta, junto a las reliquias del Apóstol, se viven pausadamente las oraciones y las acciones de la Santa Misa. El sacerdote junta las manos y a la altura del rostro, se recoge: sus preces son por vosotros, por todos y por cada uno... Podéis asegurar que, en espíritu, ganasteis el Jubileo jacobeo”.

Detalle de san Josemaría.

Durante este verano, además, los peregrinos podrán encontrarse con San Josemaría después de llegar a la provincia de A Coruña. Antes de Melide, a poco más de 50 Kms. de Santiago, se halla instalada al pie del Camino una exposición de San Josemaría que contiene paneles fotográficos y vídeos sobre su vida, mensaje y herencia. Allí, personas jóvenes la explican en diferentes idiomas a los peregrinos que la visitan.

Son miles las personas que se espera la visiten antes de finales de agosto y son miles también las estampas y folletos que se han distribuido ya entre personas de muy variada edad, condición y origen.