Roma, ciudad abierta

“Tiempo de caminar”, libro de Ana Sastre sobre el fundador del Opus Dei.

En las semanas siguientes, la Guerra Mundial precipita sus acontecimientos. José Orlandis y Salvador Canals comparten la inquietud y la compañía de miles de refugiados perseguidos por los avatares políticos que imponen los frentes de combate.

El 19 de julio, a las once de la mañana, suenan las sirenas de alarma: más de quinientas «fortalezas volantes» inician un bombardeo estremecedor que se prolongará cuatro horas. Barrios enteros de Roma, como el Tiburtino y Prenestino, se han cubierto de escombros; el aeropuerto Littorio arde por los cuatro costados. Sobre el rastro sangriento de las bombas, Pío XII sale del Vaticano para ayudar a las víctimas.

En medio de esta situación caótica, los trámites para la concesión del Nihil Obstat a la Obra siguen su curso. El 23 de septiembre la documentación sale del Santo Oficio, y el 11 de octubre, fiesta de la Maternidad de la Virgen, la Santa Sede declara que nada hay en el espíritu del Opus Dei que no pueda ser bendecido y alentado por la más alta autoridad de la Iglesia. La noticia llega a Madrid a través de la Nunciatura.

El Padre conecta con sus hijos en Roma a través de cartas que cruzan las fronteras en guerra. Y también se ocupa de tener detalles materiales de cariño aprovechando la generosidad de algún amigo que se arriesga a regresar a una Italia trepidante por el caos bélico que se libra en sus tierras. Es el caso del Padre Canal, que llegará de España arrastrando una maleta con café, azúcar, turrones y hasta dos trajes para entregar a José Orlandis y Salvador Canals con el más cariñoso abrazo del Fundador del Opus Dei.

La Guerra Mundial terminará en Europa en la primavera de 1945 y en el Pacífico algunos meses más tarde. José Orlandis volverá a España en el Banfora, un buque de guerra inglés que transporta centenares de repatriados. Desde Algeciras, llegará a Madrid el 14 de noviembre y volverá a ver al Padre después de tres años de ausencia. Salvador Canals viajará en coche, a primeros de diciembre, a través de Suiza y Francia.