Trabajo y liderazgo femenino

Con motivo de su 50 aniversario, el centro de estudios Ribamar organizó una mesa redonda sobre la Formación Profesional y la empresa, en la que participaron directivos de Quirónsalud, la Asociación de Hoteles de Sevilla y Provincia, la Fundación San Telmo y ManpowerGroup.

El centro de estudios Ribamar, de Sevilla, celebró su 50 aniversario el pasado martes junto a más de un centenar de directivos y emprendedores del sector servicios (sanitario, turístico y educativo) de Andalucía, quienes no quisieron perderse la mesa redonda “Formación Profesional, una oportunidad para la empresa”. El objetivo del encuentro, como dijo la directora del centro, Marta Valdés, era “ofrecer un espacio de reflexión y diálogo, un lugar de encuentro entre empresas y centros de enseñanza, con vocación de continuidad”.

Moderados por la presentadora y redactora de RTVE Andalucía, Patricia García Mahamud, participaron como ponentes la directora gerente territorial del Grupo Hospitalario Quirónsalud, Pilar Serrano Moya; el presidente de la Asociación de Hoteles de Sevilla y Provincia, Manuel Cornax; la directora de la Cátedra Mujer, Empresa y Sociedad impulsada por la Fundación San Telmo, Brita Hektoen, y la directora de empleabilidad de Human Age Institute de ManpowerGroup, María García Bautista.

Potenciar las aptitudes personales en la formación

García Mahamud comenzó felicitando a Ribamar, que “no solo está celebrando su 50 aniversario, sino que ha comenzado a vivir y escribir ya sus próximos 50 años”. A continuación planteó a la mesa cuestiones interesantes sobre las perspectivas de empleo en el sector servicios, las demandas de las empresas en cuanto a la formación de sus trabajadores, la conciliación entre el trabajo y la familia en la mujer, etc.

María García Bautista, de ManpowerGroup, aseguró que “pese a que las empresas actualmente no encuentran el talento que necesitan, las expectativas son buenas e impactan positivamente en la formación profesional, en especial en sectores como el sanitario. “En 2026 las personas ocupadas procedentes de formación profesional serán 2,4 millones frente al 1,7 actual. Según un estudio de ManpowerGroup, además, se espera que Andalucía sea capaz de crear 400.000 puestos de trabajo, y el 30% va a ser ocupado por cargos técnicos”.

Con esta perspectiva, el representante del sector hotelero, Manuel Cornax, destacó la necesidad de potenciar las aptitudes personales en la formación. “El sector servicios requiere vocación. No basta con tener conocimientos, cuando trabajas cara al público se precisa empatía, capacidad de resolver situaciones de crisis, trabajo en equipo. Un hotel es como una orquesta de música, en el que todo el equipo debe estar coordinado”. En este sentido, García Bautista argumentó: “Vivimos en la era de las personas, como decimos en ManPower. Quien no ponga el talento y la persona en el centro no existirá en unos años”.

La gerente de Quirón Salud, Pilar Serrano, convino con el presidente de la Asociación de Hoteles de Sevilla en que “sin pasión ni vocación es muy difícil convivir en un hospital. Se trata de un entorno hostil. Cuando uno está enfermo –o un familiar– se siente muy vulnerable el factor humano es muy importante. Y puedes ser el mejor médico pero si el quirófano no está en condiciones, tú no operas”.

La diversidad es aportar valor

Por su parte Brita Hektoen, de la Cátedra Mujer, Empresa y Sociedad de San Telmo, añadió que “la formación no termina ni con la formación profesional ni con la carrera. Hay que seguir formándose toda la vida”.

Refiriéndose a la formación de la mujer, y con la proximidad del 8 de marzo, aseguró que “la diversidad no es un tema de matemáticas, de cuotas y reparto. Nos equivocamos si nos centramos en esto. Debe ser la aportación de valor”. Junto a esto, llamó la atención sobre “la existencia de los techos de cristal y también los techos de cemento, aquellos que las mujeres nos imponemos a nosotras mismas, y que a veces son más difíciles de superar: es difícil hacerlo todo y hacerlo bien”.

Para romper ambos techos, la directora de la Cátedra Mujer, Empresa y Sociedad de la Fundación San Telmo, abogó por “la racionalidadde horarios, la flexibilidad en el trabajo, la necesidad de acabar con la cultura de presentismo y una mayor confianza de los directivos en sus colaboradores”.

Cerró el acto el presidente del consejo de administración de Ribamar, José María Ferre, quien destacó las 15.000 antiguas alumnas que han salido al mercado laboral en estos 50 años y el compromiso con la persona que tiene Ribamar.

Mejorar los ámbitos laborales y sociales

La directora de Formación Profesional de la Junta de Andalucía, Paula Greciet, clausuró el acto resaltando el papel clave y fundamental del empresario en el proceso formativo de los futuros profesionales y la relevancia que tiene la FP como un camino directo a la inserción laboral.

Como dijo Marta Valdés, directora del centro, en su discurso de apertura del acto, “Ribamar es en sí mismo una empresa experta en la formación de profesionales que hacen su trabajo con calidad y excelencia humana para mejorar los ámbitos laborales y la sociedad. Es lo que San Josemaría Escrivá, fundador del Opus Dei e impulsor de este centro resumía en: ‘santificar el trabajo, santificarse con el trabajo, santificar a los demás con el trabajo”.

Para trabajar por el liderazgo femenino, Ribamar cuenta con un equipo de docentes, grandes profesionales en formación continua, siempre atento a las últimas necesidades del mercado, que colabora estrechamente con más de doscientas empresas, actualmente, y que tiene como fruto un alto índice de inserción laboral. Fruto de esta colaboración, se ha incorporado recientemente la FP Dual a varias titulaciones e incrementado las prácticas en empresas.