Rescata niñas de la calle y las convierte en estudiantes de Medicina

El Premio Harambee reconoce cada año un ejemplo de promoción e igualdad de la mujer africana, y en esta ocasión la elegida ha sido la doctora sudafricana Ozo Ibeziako por su proyecto “Art of Living” a favor de las mujeres marginadas de Alexandra, uno de los suburbios de Johannesburgo.

Opus Dei - Rescata niñas de la calle y las convierte en estudiantes de MedicinaLa Dra. Ibeziako (a la derecha) con una familia del barrio de Alexandra en Johanesburgo.

ReL Rescata niñas de la calle y las convierte en estudiantes de Medicina: Ozo Ibeziako, Premio Harambee

El premio fue entregado a esta mujer por Teresa de Borbón dos Sicilias, presidenta de honor de Harambee España y Laurent Coupe, director general del Grupo Pierre Fabre en España.

La nueva Premio Harambee es la supervisora de 15 clínicas de medicina pública, en las que trabajan cerca de 500 personas, atiende pacientes y es docente en la Facultad de Medicina de la Universidad de Pretoria. Trabaja en el proyecto “Art of Living” para ayudar a las chicas del asentamiento de Alexandra en Johannesburgo.

Guadalupe Arnal, directora en España de René Furterer, destacó que “el premio representa un auténtico cambio cultural en la forma de pensar de las mujeres de zonas desfavorecidas, para impulsarlas a nivel profesional y personal convirtiéndose en verdadero motor de desarrollo”.

En su intervención Ozó Ibeziako puso de relieve que muchas cosas han cambiado en los township de Johannesburgo desde la época del apartheid, pues ahora hay libertad de movimientos y algunas personas han logrado mejorar su situación social y económica pero siguen teniendo alta criminalidad, que afecta a una población mayoritariamente negra.

Dijo también que “una gran parte de los jóvenes siguen sin acceso a la educación, lo que produce un círculo vicioso que los lleva al desempleo, a no tener horizonte y a recurrir al crimen, a la droga o a la prostitución como forma de vida”.

También señaló que la mayoría de las chicas de este barrio ni se plantean estudiar porque tienen que abandonar la escuela muy pronto, y llegar a la universidad es muy difícil. Sin embargo, de las que participan en el programa “Art of Living” ya han llegado algunas a la universidad y el próximo curso también lo hará otro grupo de 5 chicas. Una de ellas, que no ha conocido a sus padres y ha vivido en una situación de auténtica miseria ha sido admitida para estudiar medicina en la universidad de Witwatersrand, la mejor del país.

“De momento no son muchas, comenta, pero la proporción irá creciendo en la medida que dispongamos de más medios para llegar a más personas.

Con la ayuda de Harambee y de René Furterer esperamos extender este programa a otros township”. En Johannesburgo y Pretoria “hay 6 asentamientos marginales en los que viven más de 3 millones de personas”.