Las familias, un laboratorio de humanización

El papa Francisco ha querido dedicar el mes de agosto a rezar por las familias para que “gracias a una vida de oración y a una vida de amor, se vuelvan cada vez más laboratorios de humanización”.

De la Iglesia y del Papa

¿Qué mundo queremos dejar para el futuro? Dejemos un mundo con familias. Cuidemos las familias porque son verdaderas escuelas del mañana, son espacios de libertad, son centros de humanidad. Y reservemos un lugar destacado en ellas para la oración, personal y comunitaria.

Recemos para que las familias, gracias a una vida de oración y a una vida de amor, se vuelvan cada vez más “laboratorios de humanización”.


Intenciones mensuales anteriores. Las intenciones son confiadas mensualmente a la Red Mundial de Oración del Papa con el objetivo de difundir y concienciar sobre la imperiosa necesidad de orar y actuar por ellas.