Obispos españoles y extranjeros destacan la concurrencia de fieles y la sencillez del beato Álvaro del Portillo

Eclesiásticos presentes en la beatificación de Álvaro del Portillo, celebrada esta mañana en Valdebebas (Madrid), han valorado la organización y buen funcionamiento de la ceremonia, a la vez que han expresado su cercanía al nuevo beato.

Opus Dei - Obispos españoles y extranjeros destacan la concurrencia de fieles y la sencillez del beato Álvaro del PortilloFoto: Europa Press

Así, monseñor Ricardo Blázquez, presidente de la Conferencia Episcopal Española ha expresado su alegría por "la belleza de la celebración, por el sentido religioso, por el orden, por los cantos. "Ha sido una celebración magnífica, muy concurrida de fieles. Agradezco al Señor el regalo de un nuevo beato para la Iglesia universal", ha destacado.

Entre los obispos concelebrantes también se hallaba monseñor Carlos Osoro, Arzobispo de Valencia y próximo Arzobispo de Madrid, quien, en declaraciones a Europa Press, ha valorado que "han sido unos momentos bellísimos". "Una celebración llena de contenido, y con gratitud a Dios por que nos envíe hombres de la talla de don Álvaro, que no sólo deja un recuerdo, sino una manera propositiva de comprometerse como testigo de la fe".

Monseñor Braulio Rodríguez Plaza, Arzobispo de Toledo, otro de los más de 150 obispos españoles y extranjeros presentes, ha destacado que "ha sido una ceremonia muy tranquila, magnífica". "Y las nubes, que amenazaban lluvia, han respetado. Yo destacaría lo que ha dicho el cardenal Amato de monseñor del Portilllo: la sencillez con que vivía y cómo viviendo con esa sencillez ha alcanzado la santidad", ha añadido.

Para el abad de Montserrat, el benedictino Josep María Soler, es "un hecho importante de la Iglesia cuando reconoce la santidad de alguien como don Álvaro, obispo y colaborador del fundador del Opus Dei. "A mí personalmente me alegra, porque tuvo mucha relación personal con Monserrat, sobre todo en los primeros años. Es un peregrino que posiblemente recibió buena parte de su devoción a la Virgen de Monserrat de sus visitas. En el monasterio estamos muy contentos porque ya son bastantes los peregrinos de Monserrat que han sido beatificados o canonizados", ha asegurado.

Entre los religiosos que han acudido a la misa de beatificación también se hallaba una comunidad de religiosas de las Siervas de Jesús, con su superiora al frente. "Teníamos una larga relación de amistad con don Álvaro. En nuestra casa en Roma somos vecinas de la sede de la obra. Hemos recibido de don Álvaro muchos favores, y valores. Era un hombre muy humano y muy santo", ha explicado.

Un eclesiástico relacionado con España presente en Valdebebas es el cardenal Manuel Monteiro de Castro, quien antes de ocupar puestos de responsabilidad en la Curia fue Nuncio en España. "Yo fui de los que participaron, por mi cargo, en su proceso de beatificación. Y esta ceremonia ha sido un acto como muy pocas veces se ve. Gente de todas partes, que muestra la universalidad de la iglesia, y del Opus Dei; y en diversos idiomas; y muy bien desarrollada", ha destacado.

El cardenal portugués ha recordado que conoció a Álvaro del Portillo en Roma: "Del año 61 al 67 en que yo viví allí iba a su casa cada semana a hablar con él porque era mi director espiritual", ha apuntado.

Monseñor Jaime Fuentes, obispo uruguayo, de la diócesis de Minas, y miembro del Opus Dei, ha formado parte de la representación de prelados latinoamericanos en Valdebebas. "Don Álvaro es un ejemplo de fidelidad y de continuidad. Representa el heroísmo silencioso y alegre", ha añadido. Monseñor

Otro iberoamericano, monseñor Rodolfo Valenzuela, de Verapaz, presidente de la Conferencia Episcopal de Guatemala, ha subrayado que, como obispo guatemalteco y latinamericano, la importancia que dio el nuevo beato al compromiso laical en la promoción humana.

Entre los extranjeros presentes, también estaba monseñor Anthony Muheria, de Kitui, Kenia: "Me da mucho gozo. Era un hombre que destacaba por su sencillez. Quiso ser sombra de San Josemaría en todo y lo ha sido hasta en la santidad. No sólo sombra", ha señalado este obispo, que también pertenece a la Prelatura.

Noticia original