Los Pueblos de América se reúnen en Torreciudad

Cientos de iberoamericanos residentes en España acudieron al santuario de Torreciudad para asistir a la entronización de las patronas de Perú y Ecuador. En este “II Encuentro de los Pueblos de América” hubo una especial plegaria a la Virgen por la paz.

El santuario de Torreciudad acogió por segunda vez el “Encuentro de los Pueblos de América”. Ciudadanos residentes en España y procedentes de Colombia, Perú, Chile, Bolivia, Puerto Rico, República Dominicana, Argentina, Guatemala y Ecuador participaron en la romería.

Allí acudieron “en peregrinación de plegaria mariana por la paz y el desarrollo de nuestros pueblos, junto al agradecimiento por la hospitalidad española”, como dijo Jorge Guibert, presidente de Peruanos en el Extranjero, con sede en Barcelona.

La Patrona del Norte de Perú, la Virgen de la Puerta de Otuzco, y la Patrona de Ecuador, la Virgen del Cisne, fueron entronizadas en Torreciudad, donde ya se venera a otras advocaciones marianas: Guadalupana (México), Chiquinquirá (Colombia), Caridad del Cobre (Cuba), Nuestra Señora de Treinta y Trs (Uruguay), Aparecida (Brasil), la Paz, de Chiclayo (Perú), Asunción (Guatemala), Luján (Argentina) y Coromoto (Venezuela).

También hubo bailes y música de los diversos países.

Jorge Guibert calificó de “gran éxito esta convocatoria de hermanamiento y oración”, que “ha hecho posible que algunos conocieran a su Patrona tan lejos de su país”. Explicó que “los treinta y cinco mil peruanos residentes en Barcelona tienen en Torreciudad un punto de peregrinación”. Según sus datos, hay ciento veinte mil peruanos registrados en España.

VII Encuentro Amas de Casa

Recientemente, otro encuentro reunió en Torreciudad a varios centenares de amas de Casa. Por séptima ocasión, el santuario sirvió de marco para reflexionar sobre su tarea y encomendar su labor diaria a la Virgen. En esta ocasión, Mar Raventós, presidenta de Codorniú, habló sobre “La mujer en la empresa familiar”.

Las amas de casa ofrecieron a la Virgen de Torreciudad diversas ofrendas durante la eucaristía celebrada en el santuario. Aportaron presentes traídos desde Huesca, Pamplona, Lérida, Valencia, Ávila, Barcelona Zaragoza...

Las mujeres pidieron en su peregrinación a Torreciudad “por todas las familias que sufren en tantos puntos de conflicto en el mundo”. Igualmente, pidieron el final de “las situaciones degradantes para la mujer: violencia, discriminación en el acceso a la educación y a la cultura, situaciones de dominación o de falta de respeto, etc.”