La Universidad de Piura

“Tiempo de caminar”, libro de Ana Sastre sobre el fundador del Opus Dei.

En 1969 se levanta, frente al desierto del norte del Perú, la Universidad de Piura. Uno de los proyectos que el Fundador de la Obra llevaba, desde hace años, en la mente y en el corazón. Cubierta, por encargo de la Santa Sede, la atención pastoral-religiosa de la Prelatura territorial de Yauyos, iniciada ya la promoción del campesinado andino en Valle Grande, otro nivel a cubrir es la enseñanza en las aulas universitarias. Piura es el enclave correcto porque es el polo de desarrollo del norte peruano. Fronterizo con Ecuador, ocupa una posición clave para programas culturales entre los países del Pacto Andino.

Como escribía el profesor Rodríguez Casado:

«La Universidad, con vocación de desierto, de vergel y de humanismo, abre sus aulas, laboratorios y bibliotecas al aire libre»(14)

En la actualidad, se pueden cursar cinco programas académicos: Ciencias de la Ingeniería Industrial, Artes Liberales, Administración de Empresas y Ciencias de la Información.

Fue, en efecto, una audacia sobrenatural y humana crear este Centro docente a medio camino entre el desierto, la ciudad y los vergeles peruanos.