Ireki, 24 años acompañando a personas mayores

La Fundación Miranda ha entregado el galardón a la asociación Ireki que, entre otras funciones, promueve el acompañamiento a los mayores entre los estudiantes del colegio Gaztelueta.

Foto: Página de Facebook de Ireki.

El Correo La asociación Ireki, que promueve el interés social de los jóvenes, recibe el Premio Barakaldo Solidario

El 2020 será el año de la pandemia, pero también el de la entrega y la ayuda a los más necesitados. Por eso la Fundación Miranda ha mantenido la celebración de su Premio Barakaldo Solidario, aunque lo ha hecho prescindiendo de la gala que suele acompañar al acto. En esta XIII edición el reconocimiento ha destacado la labor de la asociación juvenil de interés social Ireki, que entre sus iniciativas incluye un programa de acompañamiento por parte de varios alumnos del colegio Gaztelueta, a los usuarios de la residencia que la Fundación gestiona en Barakaldo.

El presidente de Ireki, Juan Carlos Luco, ha recogido el busto de Antonio Miranda de manos del presidente de la fundación, Jokin Perea, en unos jardines próximos a la residencia. «Habéis elegido proponer y defender aquel imperativo ético que puede contribuir activamente a configurar una conciencia moral histórica de solidaridad en la sociedad de Bizkaia», ha destacado Perea. El presidente de la Fundación ha incidido en el valor ejemplarizante que supone la iniciativa de los jóvenes que desde hace años acompañan en distintas ocasiones a los mayores usuarios del centro.

El representante de Ireki ha recordado que las medidas de protección a las personas mayores y vulnerables ha llevado a cambiar este año esos encuentros que solían celebrarse durante las comidas, con cerca de una decena de jóvenes los viernes, por la escritura de cartas para ayudar a los residentes a mantener un mayor contacto con el exterior. Otros años también era habitual que colaboraran en actos puntuales, ayudando a los mayores con problemas de movilidad a desplazarse desde sus cuartos. «Lo que hacemos en la asociación es animar a los jóvenes a ser solidarios», ha señalado Luco, que ha agradecido el honor recibido por los valores que representa la Fundación y la figura del propio Don Antonio Miranda y Arana.

Reforzar la sensibilidad

La asociación Ireki surgió hace 24 años para impulsar a los jóvenes a tomar parte en actividades sociales de carácter solidario, y desde entonces ha colaborado con multitud de entidades como Aspanovas, la Fundación Fidias, distintas residencias o centros ocupacionales. Entre sus objetivos destaca el de conseguir reforzar la sensibilidad de la población joven con los colectivos vulnerables. «Las actividades extraescolares siempre tienen su dificultad, pero hemos encontrado en muchos colegios e institutos una ayuda que nos ha permitido hacer muchas cosas», ha explicado Luco.

Aunque la pandemia ha dificultado el desarrollo de todo tipo de actividades en distintos ámbitos, la labor de la asociación no se ha detenido. «El coronavirus te encierra y te individualiza, sin poder socializar. Muchos jóvenes lo ven simplemente como un impedimento para hacer cosas divertidas, pero tenemos que hacerles conscientes de la situación de riesgo en la que se encuentran los mayores. Queremos que las personas con las que trabajamos se conviertan en líderes de solidaridad», ha resumido.

En el acto, con asistencia muy limitada, también han estado el responsable de Ireki, Enrique Cuesta, el director del colegio Gaztelueta, Imanol Goyarrola, el director de desarrollo de este mismo centro, Santiago Zayas, y el vicepresidente segundo de la Fundación Miranda, Alberto Echevarría.

Sergio Llamas El Correo