La Iglesia proclama beata a la española Guadalupe Ortiz de Landázuri

Del laboratorio a los altares: la química española Guadalupe Ortiz de Landázuri se ha convertido en la primera persona laica del Opus Dei en ser beatificada.

Opus Dei - La Iglesia proclama beata a la española Guadalupe Ortiz de Landázuri

Antena 3 Noticias La Iglesia proclama beata a la española Guadalupe Ortiz de Landázuri

La Iglesia católica ha proclamado beata a la española Guadalupe Ortiz de Landázuri, este sábado 18 de mayo en Madrid, durante una ceremonia en el recinto de Vistalegre, presidida por el prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, el cardenal Angelo Becciu.

"Concedemos que la Venerable Sierva de Dios Guadalupe Ortiz de Landázuri y Fernández de Heredia, fiel laica de la Prelatura de la Santa Cruz y Opus Dei, que entregó generosamente su vida al Señor, sirviendo con alegría a sus hermanos en la realización de las tareas cotidianas, de ahora en adelante sea llamada Beata, y se pueda celebrar cada año, en los lugares y según los modos establecidos por el derecho, el día 18 de mayo", ha pronunciado el cardenal Becciu en latín, según la fórmula de beatificación, que ha sido seguida de un largo aplauso.

Tras la lectura la fórmula solemne de beatificación se ha descubierto la imagen de la nueva beata, elaborada a partir de una foto de ella en su madurez, y sus reliquias han sido llevadas al altar para ser veneradas. La reliquia mostrada procedía de un hueso de Guadalupe.

Antes de concluir la ceremonia, se ha dado lectura al mensaje enviado para esta ocasión por el Papa Francisco al prelado del Opus Dei, en el que señala su deseo de unirse a la alegría y acción de gracias por este testimonio de santidad, "vivido en las circunstancias ordinarias de su vida cristiana". El Papa recuerda que la santidad supone abrir el corazón a Dios y dejar que transforme con su amor, y supone también salir de uno mismo y andar al encuentro de los demás donde Jesús espera, para llevarles una palabra de ánimo, una mano de apoyo, una mirada de ternura y consuelo".

"Guadalupe Ortiz -prosigue el Papa-, con la alegría que brotaba de su conciencia de hija de Dios, aprendida del mismo san Josemaría, puso sus numerosas cualidades humanas y espirituales al servicio de los demás, ayudando de modo especial a otras mujeres y a sus familias necesitadas de educación y desarrollo".

Francisco anima así a todos los fieles de la Prelatura, así como a todos los que participan en sus apostolados a que aspiren siempre a esta "santidad de la normalidad", que "tanto necesita hoy el mundo y la Iglesia".

Becciu: "Poliédrica y perspicaz"

"Nos encontramos ante una mujer cuya vida ha sido iluminada solo por la fidelidad al Evangelio -ha dicho el cardenal Becciu durante la homilía-. Poliédrica y perspicaz, ha sido luz para aquellos que ha encontrado a lo largo de su existencia, mostrando un coraje y una alegría de vivir que procedían de su abandono en Dios". Por ello, ha destacado que la beata Guadalupe es un modelo de cómo mostrar esta luz que es Cristo y cómo transmitirla a los hermanos.

El prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos ha resaltado que Guadalupe ha sabido ser, en cada circunstancia, un don para los demás, cuidando especialmente la formación de las estudiantes y dedicándose a la investigación científica para promover el progreso de la humanidad". En este sentido, ha asegurado que su corazón estuvo siempre abierto a las necesidades del prójimo, con acogida y comprensión.

Milagro: curación instantánea de un tumor

El milagro aprobado por la Iglesia que ha hecho posible su beatificación consiste en la curación instantánea de Antonio Jesús Sedano, de 76 años, de un tumor maligno de piel junto al ojo derecho, en el año 2002.

Al acto de beatificación han asistido unas 11.000 personas de más de 60 países, de los cuales 3.000 proceden de fuera de España. Entre los peregrinos destacan los procedentes de México, donde la nueva beata trabajó seis años

Biografía de Guadalupe

Guadalupe Ortiz de Landázuri, nació en Madrid el 12 de diciembre de 1916 y, tras estudiar Bachillerato, se matriculó en 1933 en la carrera de Ciencias Químicas en la entonces Universidad Central, siendo una de las cinco mujeres de una clase de 70 estudiantes.

Era doctora en Químicas con una tesis sobre 'Refractarios aislantes con cenizas de cascarilla de arroz', y en 1965 recibió el Premio Juan de la Cierva de investigación. Descubrió que la cascarilla del arroz se podía utilizar como aislante térmico y sacarle el rendimiento oportuno.

Desarrolló su vida profesional en España, México e Italia, países en los que llevó a cabo una intensa evangelización y promoción social, especialmente dedicada a la mujer. A partir de los años 40, enseñó Física y Química en varios centros de Madrid, como el Colegio de las Irlandesas, el Liceo Francés, la Escuela femenina de Maestría Industrial, el Instituto Santa Engracia y el Instituto Ramiro de Maeztu.

Es la primera persona laica del Opus Dei que es beatificada y fue una de las colaboradoras más cercanas del fundador del Opus Dei, san Josemaría Escrivá. "La alegría contagiosa, la fortaleza para afrontar las adversidades, el optimismo cristiano y su entrega a los demás", son algunas de las notas que la caracterizan, según el decreto de la Congregación para las Causas de los Santos.