I. Esbozo de un itinerario espiritual

Trascendencia de un acontecimiento: 2 de octubre de 1928. Datos para la comprensión histórico-espiritual de una fecha.

Para captar la trascendencia de un hecho, máxime si, como ocurre en nuestro caso, se trata de una honda experiencia espiritual, suele ser un buen camino poner de manifiesto el contexto en que surge. Vamos por eso a ofrecer un bosquejo del itinerario seguido por Josemaría Escrivá de Balaguer desde su infancia hasta el mismo 2 de octubre de 1928. Nos basaremos para ello, ante todo, en sus propios recuerdos, de los que, afortunadamente, nos queda constancia por declaraciones suyas hechas en meditaciones o en ratos de charla; al mismo tiempo acudiremos a otros documentos a fin de precisar fechas, situaciones y ambientes. No es, pues, en modo alguno, lo que sigue una narración, y menos una narración completa, de la entera vida del Fundador de la Obra —para lo que remitimos de nuevo a las biografías ya aludidas—, puesto que muchos acontecimientos quedan fuera de la perspectiva que adoptamos; los hechos que narraremos nos permiten, sin embargo, asomarnos a un proceso de honda maduración interior. Y eso es lo que interesa tener presente, en la medida en que contribuye a delinear el contexto del 2 de octubre de 1928.