Heroína: así actúa la Iglesia ante el repunte del consumo

La revista Vida Nueva valora el alcance del fenómeno visitando varios enclaves del país, entre ellos el Raval de Barcelona, donde entrevista a Josep Masabeu, presidente de Braval, iniciativa de varias personas del Opus Dei que lleva 20 años apostando por los más jóvenes del barrio.

Opus Dei - Heroína: así actúa la Iglesia ante el repunte del consumo

Vida Nueva Heroína: así actúa la Iglesia ante el repunte del consumo

La heroína ha vuelto. Los datos oficiales no lo reflejan todavía, pero, en ciertos barrios de las grandes ciudades o en poblados chabolistas, los vecinos alertan de que está creciendo, otra vez, el consumo de la droga que hizo estragos en los años 80. ¿Estamos ante un fenómeno preocupante? Pasado el momento de devastación ochentero, cuando ‘el caballo’ –otros le llaman ‘colacao’, ‘jamaro’ o ‘jako’– se llevó consigo miles de muertos, su alcance refleja una caída paulatina desde los 90: en 1995, un 0,8% de la población la había probado al menos una vez; en 2005, el porcentaje estaba en el 0,7%; y en 2015, en el 0,6%, según la Encuesta sobre Alcohol y Drogas que, elaborada por el Ministerio de Sanidad, radiografía cada diez años el impacto del consumo de estas sustancias en la sociedad.

(...)

El Raval de Barcelona

Termómetro para calibrar el alcance del fenómeno es El Raval, marcado históricamente por su carácter luchador frente a las numerosas problemáticas que debe afrontar una población que en buena parte está inserta en la exclusión social. No resulta gratuito que en 2017 la policía española lograra marcas históricas de incautaciones de heroína –461 kilos, un 80% más que en 2016– y que Barcelona sea la urbe que lidera el ranking de decomisos en nuestro país.

A primeros de noviembre, los Mossos d’Esquadra detenían, junto a otro medio centenar de personas, a ‘El Belleza’, apodo tras el que se escondía el cabecilla de una organización que controlaba 26 pisos en el barrio donde se vendía y consumía heroína y cocaína. El medio centenar de narcopisos que continúan abiertos en el barrio son la alternativa a los tradicionales supermercados de la droga, hasta ahora situados en las periferias de las ciudades.

En este contexto se enmarca Braval, iniciativa del Opus Dei que lleva 20 años apostando por los más jóvenes del barrio, ofreciéndoles en su centro un día a día motivador e interpelante a través del deporte, la formación extraescolar y el acompañamiento personal.

Su presidente, Josep Masabeu, observa que el “deterioro” de la situación es cada vez más visible. Entendiendo que “todos queremos arreglarlo”, Masabeu llama a “tomar las medidas que nos sean posibles, cada uno en su ámbito”. “En nuestro caso –señala–, haciendo que se diviertan, se fortalezcan y se desarrollen físicamente con el fútbol y el baloncesto, fomentando además la integración al mezclarlos entre sus numerosas nacionalidades. El mismo esfuerzo que ponemos ayudándoles en las clases, animándoles a que sigan estudiando y a que puedan encontrar un trabajo”.

Acceder al reportaje completo en Vida Nueva.