Monseñor Ocáriz: «Las prioridades del Opus Dei coinciden con los grandes desafíos para los cristianos y la sociedad»

En su primera comparecencia, el nuevo prelado del Opus Dei considera prioritario los jóvenes, la familia, los pobres y los enfermos.

Opus Dei - Monseñor Ocáriz: «Las prioridades del Opus Dei coinciden con los grandes desafíos para los cristianos y la sociedad»Fernando Ocariz, este martes momentos antes de la rueda de prensa - AFP

ABC Monseñor Ocáriz: «Las prioridades del Opus Dei coinciden con los grandes desafíos para los cristianos y la sociedad» (Descarga en PDF)

*****

En su primer encuentro con los medios de comunicación, el nuevo prelado del Opus Dei, Fernando Ocáriz, ha manifestado el martes que las prioridades misioneras de la familia espiritual de seguidores de san Josemaría Escrivá serán los jóvenes, la familia, los pobres, los enfermos y la unidad de los cristianos.

El sacerdote español de 72 años, hijo de un militar republicano y nacido en el exilio en París, ha manifestado agradecimiento por la confianza «de Dios, de los 150 electores de 20 nacionalidades, y del Papa Francisco, que nos ha hecho notar el afecto que siente por nosotros y su esperanza por el trabajo del Opus Dei».

Con toda sencillez, Fernando Ocáriz ha añadido que le domina también un «sentimiento de insuficiencia» como tercer sucesor de san Josemaría y sucesor directo de Javier Echevarría, fallecido el pasado 12 de diciembre.

El nuevo prelado, que lleva ya la cruz pectoral y el anillo aunque su ordenación episcopal será todavía más adelante, muy probablemente a manos del Papa Francisco, ha afirmado que las prioridades del Opus Dei coinciden, lógicamente, con «los grandes desafíos para los cristianos y para la sociedad civil en general».

«Constructores de puentes»

Como su elección el lunes por la tarde se ha producido en la semana de oración por la unidad de los cristianos, Ocáriz se ha extendido comentando que el Opus Dei cuenta con cooperadores no católicos y no cristianos desde 1950, ya que «nosotros no debemos ser gente de enfrentamientos sino constructores de puentes. No siempre estamos de acuerdo en todo, pero somos amigos y nos tratamos con afecto, con amistad».

Con buen humor, ha matizado que las prioridades son evidentes pero, en cambio, el programa del Opus Dei para los próximos ocho años «no sabría decirlo porque esto lo decidirá el Congreso» que continua su trabajo toda esta semana. La asamblea elige también por voto individual secreto a las propuestas del prelado los sacerdotes que serán sus vicarios en Roma y en cada una de las 49 circunscripciones que reúnen a un total de 67 países, así como los miembros de los consejos de gobierno generales y nacionales.

Aunque los cambios de directoras y directores pueden ser abundantes, los 92.600 fieles del Opus Dei entre los que figuran 2.083 sacerdotes incardinados en la prelatura, continúan su vida y su actividad normal, buscando la santidad y la acción misionera en su familia y en su trabajo, con un fuerte sentido de responsabilidad personal en ambos terrenos.

Una imagen de la Virgen

Monseñor Ocáriz agradeció especialmente que el Papa Francisco recibiese inmediatamente el lunes a última hora de la tarde al vicario general Mariano Fazio, quien fue a informarle del resultado de la elección, firmase inmediatamente los documentos de nombramiento «y le diese como regalo para mí una preciosa imagen de la Virgen».

El nuevo prelado ha visto al Papa en muchas ocasiones desde que era obispo auxiliar y arzobispo de Buenos Aires hasta las veces que ha acompañado a monseñor Javier Echevarría a audiencias con el Santo Padre.

Afirma que Francisco le ha parecido siempre «una persona seria -que antes no era tan sonriente como ahora-, muy amable, sencilla y educada, con un gran corazón para querer a la gente».

El nuevo prelado agradece las felicitaciones hechas públicas por amigos, obispos y cardenales de todo el mundo como el arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, quien pide al Señor «toda clase de bendiciones para que ayude a la Obra a vivir en fidelidad dinámica al servicio de la Iglesia».

El cardenal Christoph Schoenborn, con el que ha trabajado muchos años en la Congregación para la Doctrina de la Fe, le ha definido como «preclaro pensador con gran capacidad de discernimiento, muy dado al diálogo».

En su comunicado, el arzobispo de Viena le considera un «pastor de almas que promueve la unidad con el Papa y con la doctrina de la Iglesia. Yo le tengo un gran aprecio por su prudencia, afabilidad y equilibrio. Deseo al prelado recién elegido la bendición de Dios y muchos éxitos en su nueva tarea».