El Opus Dei en Portugal

El fundador del Opus Dei, San Josemaría Escrivá de Balaguer, viajó por primera vez a Portugal el 5 de febrero de 1945, a instancias de la hermana Lucía, con quien se reunió en Tuy.

Este viaje, en el que estuvo acompañado por el obispo de Tuy, y dos más durante ese año, le permitió conocer este país. Además, las conversaciones con el Cardenal Patriarca de Lisboa, y con los obispos de Braga, Oporto, Coimbra y Leiria le animaron a iniciar el apostolado del Opus Dei inmediatamente.

Un año más tarde llegaron varios miembros del Opus Dei a Coimbra, para realizar estudios de postgrado y comenzar una residencia universitaria en esta ciudad. Más tarde sería el turno de Oporto (1948) y Lisboa (1951).

Hasta 1972 San Josemaría volvió a menudo a Portugal, atraído particularmente por Fátima. De ahí que, Mons. Alberto Amaral, Obispo de Leiria-Fátima hasta 1993, anotó en una ocasión que San Josemaría fue el "primer peregrino elevado a los altares".

En 1946 se editó la primera versión portuguesa de Camino (traducción de Urbano Duarte), que facilitó la difusión del espíritu del Opus Dei en todo el país.

En 1951 las mujeres del Opus Dei comenzaron su apostolado, y en 1954 se iniciaron las actividades de la Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz.

En la actualidad, en Portugal hay aproximadamente mil seiscientos fieles del Opus Dei, distribuidos en todas las áreas de la parte continental, Madeira y las Azores, además de los que viven en otros países.

Hay centros de la Prelatura en Braga, Oporto, Miramar, Viseu, Coimbra, Lisboa, Montemor-o-Novo y Ponta Delgada.

* Artículo publicado en 2010 y actualizado en 2021 con motivo del 75 aniversario del comienzo de la labor apostólica del Opus Dei en Portugal.