Libro electrónico sobre el Credo de la Iglesia católica

El Credo constituye el hilo conductor de “Creo, creemos”, libro electrónico que Mons. Javier Echevarría publicó al finalizar el Año de la fe (2013). Adjuntamos las fórmulas del Credo apostólico y el niceno (Nicea-Constantinopla).

Enlaces de descarga de “Creo, creemos”

Gratis en iTunes iBooks - Gratis en Google Play Books
Descargar ePub - Descargar Mobi - Descargar en PDF


Mes a mes, Mons. Echevarría ha hecho eco a la sugerencia del Romano Pontífice para que, durante el Año de la fe, se profundice en el contenido del Credo (cfr. Carta apostólica Porta fidei, 11-X-2011, n. 9).

Desde octubre de 2012 a noviembre de 2013 (fechas de comienzo y término de dicho tiempo), ha dedicado sus cartas pastorales mensuales a comentar los artículos del Credo, que se recitan en la Santa Misa los domingos, en las solemnidades litúrgicas y en algunas otras ocasiones especiales.

Al terminar este tiempo de confesión y profundización en la fe recibida y transmitida por la Iglesia, ofrecemos en un solo documento estos comentarios del Prelado del Opus Dei.

Siguiendo el magisterio de Benedicto XVI y del Santo Padre Francisco, y aplicando esas enseñanzas a las circunstancias de la vida ordinaria, Mons. Echevarría ofrece una pauta para meditar con frecuencia sobre estas verdades básicas de nuestra fe católica.


Credo apostólico (Símbolo de los Apóstoles)
Creo en Dios,
Padre Todopoderoso,
Creador del cielo y de la tierra.
Creo en Jesucristo, su único Hijo,
Nuestro Señor,
que fue concebido por obra y
gracia del Espíritu Santo,
nació de Santa María Virgen,
padeció bajo el poder de Poncio
Pilato
fue crucificado,
muerto y sepultado,
descendió a los infiernos,
al tercer día resucitó de entre
los muertos,
subió a los cielos
y está sentado a la derecha
de Dios, Padre todopoderoso.
Desde allí ha de venir a
juzgar a vivos y muertos.
Creo en el Espíritu Santo,
la santa Iglesia católica,
la comunión de los santos,
el perdón de los pecados,
la resurrección de la carne
y la vida eterna.
Amén.

Credo de la Iglesia católica. Símbolo de los Apóstoles


Credo de Nicea-Constantinopla
Creo en un solo Dios,
Padre Todopoderoso,
Creador del cielo y de la tierra,
de todo lo visible y lo invisible.
Creo en un solo Señor, Jesucristo,
Hijo único de Dios,
nacido del Padre antes de todos los
siglos: Dios de Dios, Luz de Luz,
Dios verdadero de Dios verdadero,
engendrado, no creado,
de la misma naturaleza del Padre,
por quien todo fue hecho;
que por nosotros, los hombres, y
por nuestra salvación bajó del cielo,
y por obra del Espíritu Santo se
encarnó de María, la Virgen, y se
hizo hombre;
y por nuestra causa fue crucificado
en tiempos de Poncio Pilato;
padeció
y fue sepultado,
y resucitó al tercer día, según las
Escrituras,
y subió al cielo,
y está sentado a la derecha del Padre;
y de nuevo vendrá con gloria para
juzgar a vivos y muertos,
y su reino no tendrá fin.
Creo en el Espíritu Santo,
Señor y dador de vida,
que procede del Padre y del Hijo,
que con el Padre y el Hijo recibe
una misma adoración y gloria,
y que habló por los profetas.
Creo en la Iglesia, que es una,
santa, católica y apostólica.
Confieso que hay un solo Bautismo
para el perdón de los pecados.
Espero la resurrección de los muertos
y la vida del mundo futuro.
Amén.

Credo de Nicea-Constantinopla


Publicado originalmente en el año 2013