Cinco pasos para ganar la indulgencia plenaria del Jubileo de la Misericordia

Para los católicos, el Jubileo es un buen momento para la reconciliación con Dios. En este caso, además, su tema central es la Misericordia, por lo que el sacramento de la confesión adquiere un papel protagonista.

Noticia publicada por Rome Reports

La expiación supone la remisión total de la pena se realiza mediante obras buenas que demuestran el arrepentimiento. Para favorecer esta reconciliación con Dios la Iglesia ha previsto las indulgencias plenarias.

"Cada pecado conlleva una culpa y una pena. La culpa se perdona en la confesión pero falta la expiación”. Massimo del Pozo (Pontificia Universidad de la Santa Cruz)

Cinco pasos para ganar la indulgencia plenaria del Jubileo de la Misericordia.

Para conseguir la indulgencia plenaria es necesario realizar una acción especial, que en el caso del Jubileo es atravesar la Puerta Santa.

"Es una gran manifestación de misericordia y piedad. La Iglesia muestra su maternidad poniendo a disposición medios para arreglar todas las deudas y consecuencias del pecado ”. Massimo del Pozo (Pontificia Universidad de la Santa Cruz)

Se debe desear firmemente no pecar más, ni siquiera venialmente. Este deseo se pone de manifiesto con la segunda acción: la confesión.

"Pero 'padre, me da vergüenza'. También la vergüenza es buena. Es saludable sentir un poco de vergüenza. La vergüenza es saludable. Cuando una persona no siente vergüenza, en mi país, se dice que es un 'sinvergüenza', un sinvergüenza”. Papa Francisco.

La tercera es recibir la comunión, la cuarta, rezar el Credo y la quinta, rezar por la persona e intenciones del Papa. Aunque no es necesario realizar estas acciones en el mismo día en que se cruce la Puerta Santa, sí que es recomendable.

Para que también puedan obtener la indulgencia plenaria los que no pueden viajar a Roma el Papa ha pedido que cada diócesis abra una Puerta Santa. Para los que estén en la cárcel ésta será la puerta de su propia celda y la indulgencia tendrá la misma validez que la de San Pedro.

Además, "cada vez que un fiel viva personalmente una o más de estas obras obtendrá ciertamente la indulgencia jubilar" (Carta del Santo Padre Francisco, con la que se concede la indulgencia con ocasión del Jubileo de la Misericordia)