“Carta al cielo para el padre Echevarría, prelado del Opus Dei”

Marisol Escribano Olmo firma este obituario de Mons. Javier Echevarría.

Opus Dei - “Carta al cielo para el padre Echevarría, prelado del Opus Dei”

Diario Jaén “Carta al cielo para el padre Echevarría, prelado del Opus Dei” (PDF)

*****

Este obituario fue escrito en el momento en que su autora supo de la noticia del fallecimiento de Javier Echevarría.

El texto dice así: “Queridísimo padre: Es así como te llamamos todos tus hijos en el Opus Dei, porque somos, sobre todo, una familia muy unida. Con lágrimas en los ojos escribo esta carta llena de cariño y gratitud porque acabo de enterarme de tu marcha al cielo y ¡qué rápido he sentido esta orfandad! Porque has sido un padre muy bueno que siempre te has desvivido por tus hijos. Tu vida ha sido una constante entrega y servicio a los demás. Siento, en estos momentos, una pena grande por tan triste noticia, pero al mismo tiempo una gran paz en el alma porque Dios sabe más, él nunca se equivoca y todo es para bien y me consuela pensar que la Virgen de Guadalupe, a la que amabas con locura, te ha hecho una caricia tomándote tiernamente en sus brazos para llevarte con ella al cielo, donde te habrás fundido en un gran abrazo con nuestro dos intercesores: San Josemaría y el beato Álvaro del Portillo, porque siempre fuiste un hijo muy fiel de ellos.

Han sido 22 años como prelado del Opus Dei, durante los cuales nos has estado transmitiendo tu cariño, tu buen ejemplo y tu preocupación por todos tus hijos repartidos por los cinco continentes y a pesar de las grandes distancias geográficas nunca te hemos sentido lejos sino muy cerca de todos nosotros.

Todavía está muy reciente tu última carta de familia que nos has enviado como cada mes lo hacías, para pedirnos oraciones y más oraciones por la Iglesia, por el Papa, por los enfermos y más necesitados etcétera. Nos decías que el nacimiento de Jesús está muy cerca y no podíamos atolondrarnos con el ajetreo del ambiente, también nos pedías que estuviéramos muy unidos, que nos quisiéramos y nos ayudáramos, en definitiva: que fuéramos fieles a ese regalo inmenso que Dios puso un día en nuestras manos: la vocación al Opus Dei, un camino de santificación en el trabajo profesional y en el cumplimiento de los deberes del cristiano. “Yo quiero apoyarme en vosotros”, nos decías. “El Padre os necesita, yo ya estoy de paso. Y más adelante: “Que sostengáis al Padre, sea quien sea”.

Queridísimo padre, nosotros mientras tanto seguiremos más unidos que nunca. Unidos sobre todo a don Fernando Ocariz, vicario auxiliar de la Prelatura, en quien recae ahora mismo el dulce peso de la Obra, viviendo como él nos dice momentos de oración, serenidad y unidad, jalonando cada día nuestro camino de oraciones, paz y alegría para preparar la llegada del nuevo prelado, que vendrá cuando Dios quiera y será el que necesitamos.

Gracias padre por habernos dado tanto, siempre te llevaré en el corazón.