A propósito de la viñeta publicada por "Studi Cattolici"

Publicamos una declaración de la Oficina de Información del Opus Dei en Roma, a propósito de la viñeta publicada por "Studi Cattolici"

“No me sorprende que la viñeta publicada por la revista Studi Cattolici haya ofendido a creyentes musulmanes y haya llamado la atención de los periodistas y de muchas otras personas: hacer broma sobre el relato de Dante que sitúa a Mahoma en el infierno, me parece un desatino monumental. Una cosa es el aprecio que Dante merece como poeta, y la valoración literaria de lo que escribe en su Divina Commedia; y otra cosa bien distinta es bromear sobre esa escena, aquí y ahora, en una revista católica.

La noticia de esta viñeta se enmarca en una serie de episodios penosos de estos meses, relacionados con las caricaturas aparecidas inicialmente en una publicación de Dinamarca. Esos actos han adquirido un sentido de provocación, aunque desde luego no justifican ninguna reacción de violencia: la violencia es más grave que la burla. El caso es que ese debate puso sobre el tapete la cuestión de los límites de la libertad de expresión, y su compatibilidad con el respeto a las creeencias.

Pero además, esta viñeta se enmarca en otro debate de actualidad: el que ha surgido en algunos países a propósito del retrato falso e injusto de la fe cristiana que pinta el Código Da Vinci. Desde hace meses, numerosos católicos y muchos otros cristianos, están pidiendo respeto a las empresas que han publicado la novela y están para difundir la película. Se ha planteado, de otro modo, la cuestión de cómo hacer compatible la libertad de expresión, la libertad de mercado y el respeto a las creencias religiosas.

También esta Oficina ha participado activamente en la discusión sobre el Código Da Vinci, mediante declaraciones y entrevistas, en las que hemos procurado expresar el máximo respeto hacia los interlocutores: es decir, hemos intentado manifestar sinceramente hacia los demás la actitud que pedimos para nosotros mismos. Reclamar respeto para uno mismo sin manifestarlo hacia los demás sería una incoherencia, o incluso una forma de hipocresía.

Es bien conocido que la Prelatura no tiene ninguna responsabilidad sobre la revista Studi Cattolici, pero algunas personas que trabajan en esa publicación están vinculadas con el Opus Dei. La presencia en esa revista de algunos fieles de la Prelatura ha creado perplejidad, justamente. También porque es conocido que con el Opus Dei cooperan musulmanes, y personas de diferentes confesiones religiosas. Esta Oficina está recibiendo, como consecuencia, algunas preguntas que expresan esa perplejidad.

Los responsables de esa revista han declarado ya que no tenían ninguna intención de ofender, y han pedido excusas públicamente por la ofensa producida.

Además, como representante de esta Oficina de información, y en la línea de lo que venimos declarando desde hace meses, siento la obligación de unirme a esa petición de perdón.

Cuando llega el momento de la ofensa no querida pero real, es necesario reconocer el error y pedir perdón. Equivocarse es humano, rectificar es cristiano, solía recordar el fundador del Opus Dei. Ojalá los fieles del Opus Dei sepamos expresar con obras los ideales que llevamos en el corazón, que hemos revivido en estos días, al conmemorar los misterios centrales de nuestra fe, y que acaba de recordar Benedicto XVI en su discurso de esta mañana, en la Pascua de Resurrección”. 

Manuel Sánchez Hurtado

  • Comunicado de la Oficina de Información de Roma