Centro Cultural Cerronaya: Una larga historia movida por el amor

En la ciudad de Cali, desde 1978, se viene brindando formación integral a mujeres de todas las edades y condiciones sociales, a través de cursos, talleres, retiros espirituales y acompañamiento personal.

Saberes de mujer

Por  Eva Maria de Trujillo

La fuente de su patio parece guardar incontables historias de vidas, que se han ido transformando maravillosamente, gracias a las palabras escuchadas y las inspiraciones recibidas en esa casa. Desde 1978, en ella se viene brindando formación integral a mujeres de todas las edades y condiciones sociales, a través de cursos, talleres, retiros espirituales y acompañamiento personal.

Algunas de las iniciadoras
Algunas de las iniciadoras

En Cerronaya sabemos que una mujer con criterios claros es multiplicadora de bienestar y felicidad en su entorno familiar, laboral y social. Queremos que toda mujer sea consciente de que su vida tiene un sentido y que con su trabajo hecho con amor no solo se está realizando plenamente como persona, sino también está contribuyendo a hacer de este mundo un lugar mejor para todos.

Clases de manualidades
Clases de manualidades

¿Cómo surgió el Centro Cultural Cerronaya?

Hace más de cuatro décadas lo emprendió un grupo de mujeres optimistas y visionarias, inspiradas en las enseñanzas de san Josemaría, quien en ese entonces aún no estaba canonizado y era poco conocido en el país. Lo que movió a aquellas valientes señoras fue el amor a Dios y el deseo de dar a conocer a los demás esa visión nueva de su vida: la grandeza de la vida ordinaria.

Clases de corte y confección para empleadas del hogar
Clases de corte y confección para empleadas del hogar

Al principio las reuniones eran en sus casas o fincas prestadas, y los retiros en parroquias. El grupo crecía, alquilaron una casa, consiguieron muebles y un altar para el oratorio. Encontraron voluntarias que pudieran dar clases de cocina y de otras destrezas para chicas y grandes. Hacían catequesis, preparaban niñas para la Primera Comunión y ofrecían cursos especiales para empleadas del hogar. Luego buscaron sede propia, encontraron la casa que sería Cerronaya, y acudiendo a la generosidad de amistades y conocidos, consiguieron donativos pequeños y grandes. Crearon la entidad Corporación para la Formación de la Mujer y firmaron las escrituras en 1978.

Actividades para mujeres venidas del campo
Actividades para mujeres venidas del campo

Cuentan aquellas mujeres valientes y emprendedoras - ahora nonagenarias - que cada cuota resultó como un milagro del Señor que premiaba sus múltiples esfuerzos.

En adelante, el sostenimiento de las labores nunca fue fácil, pero donde hay tanta fe y tanto amor, se encuentran soluciones.

Hacer hogar
Hacer hogar

Incluyendo a todas

Desde los comienzos de Cerronaya, se favoreció a personas de pocos recursos, empleadas del hogar y chicas venidas del campo a buscar oportunidades en la ciudad, que recibían clases de alfabetización, cocina, corte y confección, cultura general, primeros auxilios, etc. Esta iniciativa de desarrollo personal tuvo gran acogida; ya no cabían en Cerronaya y se hizo necesario alquilar una casa y crear en 1980 el Centro de Capacitación Sue, que durante 26 años formó parte de la Corporación. Por sus aulas pasaron centenares de mujeres jóvenes, capacitándose y aprendiendo a dignificar su trabajo. Más adelante, en 2006, esta labor se convirtió en una entidad propia llamada Fundación Educativa Sue, donde se realizaban talleres de gastronomía y cursos especializados de atención al adulto mayor.

Curso de etiqueta
Curso de etiqueta

Otra de tantas iniciativas que nacieron en Cerronaya, fue un programa social con madres cabezas de familia en Charco Azul y Villa del Lago. En 1994 esta actividad tomó forma como institución propia y así nació la Fundación Los Valles, en la ciudad de Calí.

En Cerronaya continuaron las actividades tradicionales, adaptando el mensaje siempre actual a los nuevos tiempos, como “En torno a la moda”, “Hacer hogar”, Club de Prensa para universitarias, “Mujer Siglo XXI”, “Saberes de Mujer”, “MamáS21”, etc. Las actividades nunca han parado ni durante las restricciones de la pandemia, porque pasaron a ser virtuales, llegando a más personas.

Mujer Siglo 21
Mujer Siglo 21

Caminando juntas

Lo que nos ha movido desde los inicios ha sido el AMOR y es lo que nos seguirá moviendo, el AMOR. Durante más de 4 décadas hemos podido caminar juntas, siendo una luz en el camino para numerosas mujeres y familias. Continuaremos con mucha ilusión – de la mano de Dios y de nuestras colaboradoras - formando mujeres íntegras y llenas de virtudes, para que con su vida alumbren también el camino de muchas otras familias.

Centro Cultural Cerronaya
Centro Cultural Cerronaya
Eva Maria de Trujillo