Frases de Benedicto XVI en agosto

Tras unos días de descanso en los Alpes, Benedicto XVI ha retomado su ritmo de trabajo. Esta selección de mensajes del mes de agosto permite estar al día de las sugerencias que ofrece en verano el Santo Padre.

De la Iglesia y del Papa

"La Eucaristía no es simplemente un acontecimiento con dos protagonistas, un diálogo entre Dios y yo... La Comunión tiende a una transformación total de la propia vida. Abre con fuerza el yo interior del hombre y crea un nuevo nosotros" (5 agosto).

"El relativismo contemporáneo mortifica la razón, porque de hecho llega a afirmar que el ser humano no puede conocer con certeza nada que esté más allá de la ciencia positiva. Pero hoy y siempre, el hombre sediento de significado y cumplimiento, continua buscando las respuestas a los interrogantes profundos que no deja de plantearse" (5 agosto).

"Los santos, practicando el Evangelio de la Caridad, dan razón de su esperanza; ellos muestran el verdadero rostro de Dios -que es Amor-, y, al mismo tiempo, el verdadero rostro del hombre, creado a imagen y semejanza de Dios" (9 agosto).

(Citando al santo Cura de Ars) "El hombre fue creado para el Cielo. El demonio rompió en pedazos la escalera que allí lo llevaba. Pero Nuestro Señor, con la Pasión, nos ha construido otra... Y la Virgen nos espera en lo alto de esa escalera y nos tiende las manos" (15 agosto).

"Lo que ocurrió a María vale, de otro modo pero siempre realmente, para cada hombre y cada mujer: a cada uno de nosotros [Jesús] nos pide que le acojamos, que pongamos a su disposición nuestro corazón y nuestro cuerpo, nuestra vida entera, nuestra carne -como dice la Biblia- para que Él pueda vivir en el mundo" (15 agosto).

"Quien come de este Pan y vive en comunión con Jesús, dejándose transformar por Él y en Él, será salvado de la muerte eterna: morirá como todos, participando en la pasión y cruz de Cristo, pero no será ya esclavo de la muerte, sino que resucitará en el último día" (16 agosto).

"¿También vosotros queréis iros? Esta provocación resuena inquietante en el corazón de cada uno y espera que le demos una respuesta. Jesús no se conforma con una unión superficial y formal, no le basta la adhesión entusiasmada de los inicios... Es necesario unirnos durante toda la vida a su mente y a su corazón" (23 agosto).

"Seguirlo [a Cristo] llena el corazón de alegría y da un sentido completo a nuestra existencia, pero conlleva dificultades y renuncias, porque con frecuencia será necesario ir contracorriente" (23 agosto).

"Si abrimos con confianza el corazón a Cristo, si nos dejamos conquistar por Él, podremos experimentar en nosotros, junto con el Cura de Ars, que la única felicidad plena en esta tierra viene de amar a Dios y sabernos amados por Él" (23 agosto).