Un club sobre el hogar

San Vicente de Cañete (Perú). Hace un tiempo, con Roberta nos decidimos a emprender la aventura de organizar "El Club Juvenil Dora", donde semanalmente impartimos clases de Repostería, Cocina y Manualidades a un grupo de chicas de 13 a 16 años.

Opus Dei - Un club sobre el hogar

El Club Juvenil Dora surgió ante la preocupación de Gaby por la formación en valores humanos y cristianos de sus alumnas de colegio. El nombre del club no podía ser otro que Dora, por los múltiples favores que recibimos por su intercesión.

En todo momento, Dora nos asiste. En una ocasión, durante la lección de Repostería, nos dimos cuenta de que no teníamos suficiente gas. Lo comenté a las presentes, y decidimos rezar la oración de la estampa con fe. Efectivamente, Dora se lució: pudimos prender la cocina y continuar con nuestros buñuelos de naranja. Desde entonces, por iniciativa de las mismas alumnas, recitamos esa oración antes de empezar cada encuentro y también, he podido explicar cómo Dora se santificó siendo una profesional del hogar y la trascendencia de estas tareas para la familia.

Un día, Guliana preguntó: ¿Nosotras también podemos ser santas haciendo lo mismo que Dora? Les enseñamos cómo ordenar y limpiar su habitación, el cuidado de los detalles, modos de servir los platos, entre otras cosas. Tatina, al ver lo bien que quedaba la mesa comentó: Aunque es algo pequeño, ¿con esto también podemos ir al Cielo? Entonces se lo voy a contar a mi mamá para que no pierda la oportunidad de ser santa.

Después de los talleres, las chicas reciben clases de catecismo. Algunas veces han visto videos de san Josemaría, y también hemos leído extractos del libro de Dora. Alison asegura que antes no le gustaba lavar y cocinar, pero ahora le encuentra otro sentido.

Ángela comentó que su mamá ha descubierto a Dora a través de la estampa que le llevó, y la está rezando. Otras madres que no practicaban la fe, pero han vuelto a hacerlo por la alegría y el entusiasmo que notan en sus hijas.

Seguimos apoyándonos en Dora y esperamos que muchas mujeres descubran el gozo de servir a los demás como hizo ella.

L. S.