Etiqueta: Testimonio Dora del Hoyo

Hay 13 resultados para la etiqueta "Testimonio Dora del Hoyo"
​Una amistad a primera vista

​Una amistad a primera vista

Hace cinco años Marie Hélène tuvo “la suerte” de conocer a “una gran aliada”: Dora del Hoyo. Se la presentó una amiga: “Me contó su historia y enganché de inmediato”, cuenta.

Relatos y favores

Dora del Hoyo, un ejemplo para mí

Tabea, de Alemania cuenta que lo que descubrió en Dora del Hoyo es que es posible vivir enteramente para Dios y para los demás. "En Dora se puede ver que era como cualquier persona, que creció en su amor a Dios. Esto es lo que me entusiasma de Dora".

Documentación

Dora del Hoyo, una persona cercana

Algunas personas conocieron a Dora personalmente, otras a través de un libro, de un vídeo… todas coinciden en una cosa: es una persona cercana, un modelo para encontrar a Dios a través de la vida cotidiana.

Documentación

Dora del Hoyo, una persona importante para mí

"Me encanta su manera de querer a los demás. En su presencia todos se sentían amados y al mismo tiempo, no hacía diferencias", cuenta Lucka, de República Checa. "Creo que si fuéramos más parecidos a ella, haríamos más amable la vida a los demás…"

Documentación
Mi Amistad con Dora

Mi Amistad con Dora

Conozco a Dora de verdad desde el invierno 2013/2014, gracias a su película, su biografía y a personas que trabajaron con ella. Cada vez que puedo voy a visitar su tumba en la Iglesia de Santa María de la Paz. Desde entonces ha crecido nuestra amistad, y me siento orgullosa de poder decir que me considero de verdad amiga suya.

Relatos y favores
Tiempo para los demás

Tiempo para los demás

"La laboriosidad era una virtud que caracterizaba a Dora", recuerda Ma. Carmen Cominges, "aprovechaba el tiempo al máximo. Y era fácil oírle: como me quedan unos minutos, voy a aprovechar para hacer tal o cual cosa".

Relatos y favores
Dora del Hoyo: una leonesa camino de los altares

Dora del Hoyo: una leonesa camino de los altares

Conocí a Dora en el año 1995, cuando el trabajo del hogar estaba muy lejos de mi vida y sobre todo de mi pensamiento. Coincidí con ella en dos ocasiones muy puntuales, aproximadamente durante dos meses. Pero esto bastó para darme cuenta de cómo era, cómo vivía, para quién y por qué había gastado sus días. En fin… Sin grandes explicaciones entendí el sentido de su existir.

Relatos y favores