Número de artículos: 44

Una hermana pequeña

Montse fue la segunda de nueve hijos. Como una hermana mayor, sigue intercediendo por otras familias para que sigan descubriendo la alegría del don de la vida.

Favores

¡Mi dedo corre peligro!

Monste Grases supo vivir una alegría contagiosa y tuvo una gran capacidad de hacer amigos. Desde el cielo, sigue haciendo amistades a través de favores aparentemente pequeños.

Favores

La casa perfecta: buena, bonita y barata

Una casa grande, en una zona con transporte para ir al colegio deseado, y todo con unos sueldos modestos. Aseguran que Montse Grases les echó una mano.

Favores

Se curó sin operación

Nuestro hijo Víctor de 12 años sufría de osteocondritis en su rodilla izquierda. Una amiga me habló de Montse y me invitó a rezarle para que curara.

Favores

La leucemia diagnosticada desapareció

Dos análisis de sangre confirmaron que mi mujer tenía leucemia. Nos pusimos a rezar la estampa de Montse Grases pidiendo su curación. Y así ocurrió.

Favores

Me ayudó a superar mis problemas de sueño

Llegué a pensar que en los planes de Dios no estaba mi curación y decidí libremente ofrecer esto a Dios por aquellos que necesiten oraciones.

Favores

Nunca falla

Ayuda económica para enfermos, orientación para jóvenes con problemas, solución de casos médicos complicados y hallazgo de objetos perdidos.

Favores

Conseguí un empleo estable

Había tenido varias entrevistas de trabajo, pero el resultado había sido siempre fallido.

Favores

Un trabajo para mi marido

La situación económica de la familia empeoró después de que el marido perdiera su trabajo.

Favores

Un buen empleo, en otra ciudad, en tiempo récord

Solo tenía un año de experiencia, calificaciones no muy altas y la necesidad de trasladarme de ciudad: las perspectivas de encontrar un buen trabajo no eran buenas.

Favores