Reliquias de san Josemaría y el beato Álvaro en el altar de la nueva Catedral de Valledupar

Este 24 de agosto en Valledupar, el Vicario Regional del Opus Dei participó de la consagración de la Catedral del Ecce Homo

Opus Dei - Reliquias de san Josemaría y el beato Álvaro en el altar de la nueva Catedral de Valledupar

Este 24 de agosto en Valledupar, capital del departamento del Cesar, al norte de Colombia, con la presencia de 35 obispos del Colegio Episcopal Colombiano, el Vicario Regional del Opus Dei y unos 200 sacerdotes provenientes de distintas zonas del país y la asistencia de unas 7 mil personas se consagró la Catedral del Ecce Homo.

Valledupar, al extremo norte de Colombia, tiene una población de más de medio millón de habitantes. La diócesis fue erigida por San Pablo VI el 25 de abril de 1969.

La nueva Catedral, con un área construida de más de 3 mil metros cuadrados y con capacidad para 4 mil personas sentadas, comenzó a construirse el 5 de noviembre de 2015, y se convierte así en la más grande de Colombia.


En un primer acto de la ceremonia fue entronizado El Ecce Homo -del latín “He aquí el hombre” (Jn, 19,5)-, patrono de la Diócesis y luego se leyó el mandato pontificio del Papa Francisco, con el que eleva a Catedral el nuevo templo sagrado.

Al comenzar el rito de la consagración el Obispo de Valledupar, monseñor Óscar José Vélez Isaza, depositó en la base del altar las reliquias de San Antonio María Claret, San Josemaría Escrivá de Balaguer, Santa Laura Montoya, los beatos Jesús Aníbal Gómez, Pedro María Ramírez, Álvaro del Portillo y los Mártires Claretianos.

Luego, con el Santo Crisma, el Prelado ungió el altar con doce hilos de aceite, en representación de los 12 apóstoles.

El presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC), Mons. Óscar Urbina extendió, en nombre de los obispos colombianos, la felicitación a Mons. Vélez Isaza “por esta obra para la adoración del Señor y la congregación de su pueblo. No todos los días se consagra una catedral y demuestra su trabajo pastoral eficiente para la promoción del laicado y la evangelización permanente”.

En una actividad posterior con algunas de las personas que participan en la labor del Opus Dei, en la bella tierra de Valledupar y ciudades cercanas, monseñor Hernán Salcedo, Vicario del Opus Dei en Colombia, expresó su agradecimiento al Señor Obispo de Valledupar por la invitación a la consagración de la Catedral y animó a todos a continuar pidiendo por el país, por las necesidades de la iglesia y de sus fieles.