Experiencia de vida parroquial y celebración patronal en medio de la pandemia

En 10 años en donde he estado en varios apostolados, desde el pasado 16 de septiembre del año 2019, el Arzobispo de Medellín, me ha nombrado Párroco de la Parroquia San Josemaría Escrivá de Balaguer en Medellín, misión que recibo con amor y sentido de pertenencia.

Opus Dei - Experiencia de vida parroquial y celebración patronal en medio de la pandemia

Por: Pbro. Daniel Zapata

La vida sacerdotal va poniendo retos en la marcha cotidiana, que ayudan a madurar la opción libre que se ha asumido. En 10 años en donde he estado en varios apostolados, desde el pasado 16 de septiembre del año 2019, el Arzobispo de Medellín, me ha nombrado Párroco de la Parroquia San Josemaría Escrivá de Balaguer en Medellín, misión que recibo con amor y sentido de pertenencia por la Iglesia a la cual sirvo con disponibilidad.

Desde principios del presente año, surgieron muchas expectativas para la primera Semana Santa y las primeras fiestas patronales, pero Dios a todos nos fue mostrando otro camino, de mayor meditación y reflexión interior, lo que hizo que hubiera que dar paso a la virtualidad para hacer llegar la bendición de Dios a los feligreses. Ha sido una experiencia muy enriquecedora, en donde las personas continúan mostrando su deseo de estar cerca de Dios por medio de la Parroquia, valorándola mucho más.

Desde antes de llegar a este apostolado, conocí en algún momento al Pbro. Luis Carlos Correa, perteneciente al presbiterio de la Prelatura del Opus Dei. Intercambié unas cuantas palabras con él, lo que no pensé que se iba a extender a una amistad sacerdotal y de aprendizaje de la labor apostólica del Opus Dei al llegar yo de Párroco, en donde se tiene el patrocinio de San Josemaría; él me motiva a escribir este artículo para compartir con los devotos y laicos del Opus Dei a nivel mundial esta experiencia que sin duda alguna cuenta con la intercesión del Patrono.

Con la celebración de las fiestas patronales, vi la necesidad de cultivar el conocimiento del patrono a los feligreses, animándome yo mismo a conocerle y tenerlo como un ejemplo y referente de vida sacerdotal. Ésta cercanía al patrono la fuimos estableciendo con la novena, la cual presenta una serie de catequesis muy amenas sobre la vida cristiana y con videos sencillos y espontáneos de San Josemaría: fue de gran ayuda la página web del Opus Dei para fortalecer la información que queríamos compartir con los fieles por medio de la página del Facebook en la cual tenemos alrededor de 3000 seguidores y máxime con la realidad del confinamiento por la que pasamos, había la necesidad de hacer presencia dentro de las posibilidades. Este recurso virtual nos posibilita llegar con la Eucaristía todos los días a los fieles para invitar a continuar fortaleciendo la fe desde la convivencia de los hogares. A parte de la novena también se elaboró un misal propio en la fiesta de San Josemaría para la misa patronal. En la celebración del 26 de junio del año en curso contamos con la presencia sorpresiva de Monseñor Mauricio Vélez, Obispo Auxiliar de Medellín quien dio un sentido mensaje de esperanza a la comunidad y resaltando las enseñanzas de San Josemaría en el cultivo de la fe desde la vida cotidiana y el Pbro. Luis Carlos Correa. A la celebración acudieron unas cuantas personas y se compartió por el medio virtual del Facebook y por los parlantes externos recién instalados, los cuales han ayudado mucho para hacer sentir viva la Parroquia en torno a la comunidad.

La imagen de san Josemaría ocupó un lugar privilegiado en el presbiterio y con la ayuda de unos colaboradores incondicionales todo quedó muy digno. Al final de la Eucaristía el Obispo invitó al P. Luis Carlos a dirigir unas palabras a los asistentes presentes y virtuales, dando su testimonio ya que conoció a San Josemaría y motivando a la comunidad a que se acoja a la intercesión de su Patrono. Terminamos con unas peticiones a nuestro patrono que incorporamos al misal.

En la sacristía compartimos un buen rato con Monseñor Mauricio quién nos contó que en sus años de estudio en Roma, coincidió con la canonización de san Josemaría en el 2002 y fue en alguna ocasión, a rezar antesus restos en la Iglesia Prelaticia.

Aunque la Parroquia ya está construida, faltan algunos detalles por finiquitar, como también hace falta darle continuidad a la casa cural, la cual ya fue iniciada por el sacerdote anterior, pero es necesario contar con fondos monetarios para terminarla y hacerla habitable; ahora he adaptado un lugar improvisado en la sacristía, en donde duermo, para poder hacer más presencia en la Parroquia e ir llevando a cabo la labor evangelizadora

A la intercesión del Padre San Josemaría me encomiendo ahora que es mi patrono, confiando a él todos los proyectos y tareas, con la certeza de que todo se irá dando de la mejor manera para continuar dando a conocer a Jesús, haciendo que los fieles se enamoren de Él, tal cual como él lo insistía en sus catequesis, como también muy unido a la gran Madre del Cielo, devoción que también la Parroquia tiene la tarea de cultivar también por su testimonio y amor a ella

No sé cuántos años estaré en esta parroquia, pero además de las mejoras materiales, sé que lo primero es construir una comunidad dónde sea una realidad el mensaje de San Josemaría en servicio de la Iglesia: fieles corrientes que con su trabajo y en medio de la vida ordinaria se plantean a fondo la santidad.Una comunidad que se renueve con la fe y la luz de Espíritu Santo