Un cuadro de san Josemaría en la Catedral de Jaén

Al finalizar la Misa el pasado 26 de junio, el Obispo de la Diócesis, Don Amadeo Rodríguez Magro, bendijo un cuadro de San Josemaría, obra del joven pintor mexicano José Antonio Ochoa. El Obispo recordó que san Josemaría estaba en la Catedral porque es un santo patrimonio de toda la Iglesia.

Opus Dei - Un cuadro de san Josemaría en la Catedral de Jaén

San Josemaría en Jaén: Artículo de Javier Palos Peñarroya, vicario de la delegación de la prelatura del Opus Dei en Granada.

• Diócesis de Jaén: La Iglesia de Jaén conmemora el Dies Natalis de San Josemaría Escrivá de Balaguer


San Josemaría realizó diez viajes a Andalucía para impulsar la expansión apostólica de la Obra; pero solo una vez estuvo en Jaén capital: fue el 2 de abril de 1945, lunes de Pascua, para visitar al Obispo –D. Rafael García y García de Castro–, al que no pudo ver por estar de viaje.

No sería de extrañar que, antes o después de acercarse al Obispado, hiciera una visita al Santísimo en la Catedral, y, como apasionado por el arte, admirara la impresionante joya renacentista de Vandelvira. Lo que entonces no podía imaginar es que 73 años más tarde el actual obispo –que tuvo la suerte de conocerlo personalmente, como él mismo ha comentado en más de una ocasión–, bendeciría un cuadro con su imagen.

Años después de aquella primera visita, san Josemaría volvería a poner pie en la provincia de Jaén. Se dirigía a Sevilla y Jerez de la Frontera, donde lo esperaban numerosas personas. Era el 3 de mayo de 1967 y se detuvo en La Carolina –donde hoy una calle lleva su nombre– para, haciendo un alto en el camino, almorzar en “La Perdiz”.

Es cierto que san Josemaría solo estuvo unas pocas horas en la capital, hace 73 años; pero se puede decir que fueron muy intensas y fructíferas. Diez años después de su estancia, en los que la labor se desarrolló especialmente en los pueblos de la provincia, a través de los sacerdotes diocesanos, pidieron la Admisión los primeros supernumerarios de la ciudad; en 1971 comenzó el primer centro de la Obra en la calle Arquitecto Berges, y el curso 1974-1975 comenzaron los Colegios Altocastillo y Guadalimar, labores personales en las que han cursado sus estudios los hijos de miles de familias jiennenses. Parecía de justicia que el influjo de san Josemaría en Jaén estuviese reconocido.

El cuadro representa a san Josemaría de pie, con sotana. Mide 250 cm. de alto por 146 cm. de ancho.

La idea del cuadro fue tomando fuerza entre varias personas de la Obra, cooperadores y amigos, después de que la propuesta de dedicar una calle a san Josemaría en un área de expansión de Jaén quedara pospuesta sine die. El desarrollo de la propuesta que ha culminado solemnemente ahora ha sido laborioso; pero tenía asegurado el final feliz, gracias a la favorable acogida de los canónigos y el deán de la Catedral. La iniciativa se canalizó a través de la fundación jiennense Catalina Mir, muy vinculada a labores sociales en la provincia, y que desarrolla también actividades culturales relacionadas con la persona y las enseñanzas de san Josemaría, como los simposios que organiza cada dos años.

La Fundación estableció un concurso al que concurrieron hasta cuatro pintores, en cuyo tribunal participaron patronos de la fundación, expertos y el deán de la catedral. Al final se seleccionó el trabajo del joven pintor mexicano, afincado en Valencia, José Antonio Ochoa[i]. El cuadro representa a san Josemaría de pie, con sotana. Mide 250 cm. de alto por 146 cm. de ancho. Está elaborado con una técnica mixta de óleo y acrílico. En el faldón del cuadro se recoge una frase que empleaba a veces san Josemaría para dedicar algunos libros de lectura espiritual: “Que busques a Cristo: Que encuentres a Cristo: Que ames a Cristo”[ii].

El Obispo recordó que san Josemaría estaba en la Catedral porque es un santo patrimonio de toda la Iglesia.

La fecha no podía ser otra que la del 26 de junio. La Catedral de Jaén acogía ese día la Misa de acción de gracias en honor a san Josemaría, presidida por el Obispo de Jaén, D. Amadeo Rodríguez Magro. En la homilía Don Amadeo calificó a San Josemaría como un “santo eucarístico“, “porque allí se alimentaba permanentemente. El Sagrario y el altar era el lugar del encuentro con el Señor”, dijo.

El cuadro fue colocado en un caballete a la derecha del presbiterio. Al acabar la Misa, el Obispo procedió a la bendición del cuadro. Le acompañaban el vicario general de la diócesis, D. Francisco Juan Martínez Rojas y D. Javier Palos Peñarrolla, vicario del Opus Dei en Andalucía Oriental, además de los sacerdotes concelebrantes.

La de Jaén es la segunda catedral de España, después de la Almudena de Madrid, donde hay un cuadro o imagen de san Josemaría.

Al terminar la breve ceremonia, el obispo propuso un aplauso, porque -dijo- en Andalucía, cuando se hacen cosas importantes, se aplaude. Seguidamente se llevó el cuadro en procesión hasta la capilla de San José, donde, tras esperar pacientemente a que se colgara, se rezó un Padrenuestro y un Avemaría.

El Obispo recordó que san Josemaría estaba en la Catedral porque es un santo patrimonio de toda la Iglesia, y propuso un nuevo aplauso dedicado al santo. De esta forma, la de Jaén es la segunda catedral de España, después de la Almudena de Madrid, donde hay un cuadro o imagen de san Josemaría.


[i] José Antonio Ochoa (1990) comenzó sus estudios de Bellas Artes en la Universidad de Sevilla (2011-2013) y los concluyó en la Universidad Politécnica de Valencia (2013-2015). Está afincado en esta última ciudad. También es escultor. Ha realizado diversas exposiciones en la Ciudad de México, Querétaro, Chicago, Sevilla, Valencia, Zaragoza, Logroño y Madrid. Actualmente tiene obra en colecciones de México, Canadá, Israel, Nigeria, EE.UU. y España. Ha realizado varias visitas a Jaén para ambientar su propuesta.

[ii]Al regalarte aquella Historia de Jesús, puse como dedicatoria: Que busques a Cristo: Que encuentres a Cristo: Que ames a Cristo. –Son tres etapas clarísimas. ¿Has intentado, por lo menos, vivir la primera?” (Camino, 382).