10 desafíos que nos dejó el libro “Mujeres brújula”

Isabel Sánchez, quien dirige el consejo de mujeres que asesora al prelado en el gobierno del Opus Dei, presentó su libro Mujeres Brújula en un evento online que reunió a mujeres y varones de toda Latinoamérica con el fin de reflexionar sobre el protagonismo del genio femenino en el impulso de un cambio social. A continuación, 10 desafíos que propone la autora para transformar los límites propios en impulso para ayudar a los demás y construir juntos una sociedad más inclusiva y solidaria.

Opus Dei - 10 desafíos que nos dejó el libro “Mujeres brújula”Isabel Sánchez. Foto: Paola Gutiérrez
  1. Desafío 0 | Entendernos
  2. Desafío 1 | Encontrar el norte
  3. Desafío 2 | Educar
  4. Desafío 3 | Paz
  5. Desafío 4 | Trabajo
  6. Desafío 5 | Cuidar
  7. Desafío 6 | Liderazgo
  8. Desafío 7 | Solidaridad
  9. Desafío 8 | Sostenibilidad
  10. Desafío 9 | Trascender
  11. Desafío 10 | Atreverse a más

Desafío 0 | Entendernos: “Hombre y mujer, mujer y hombre, están abocados a contribuir juntos al avance del saber, a cuidar y proteger la dignidad de la persona, luchando por el respeto de cada ser humano y de sus derechos; a cuidar y desarrollar el hábitat donde se despliega la vida; a mantener la armonía y el equilibrio entre las especies del planeta; a erradicar esclavitudes y crear espacios de expansión de la libertad; a fundar comunidades de amor y de vida”.

Desafío 1 | Encontrar el norte: “No se trata de hacer grandes gestas, sino de algo mucho más sencillo: aprender a ver de otro modo la misma realidad en la que estamos inmersos y enseñar a mirar de un modo humanizante. La buena noticia es que existe un laboratorio de humanización muy asequible y eficaz: las familias”.

2 | Educar: “Mantener en los jóvenes los horizontes amplios puede suponer el mejor antídoto contra la mediocridad, la corrupción y la premiación de conductas meramente adaptativas que llevan a limitar la existencia, en el mejor de los casos, a hacer el muerto en la corriente de la vida”

Desafío 3 | Paz: “En todos estos ámbitos —personal, familiar, ciudadano, internacional— he encontrado mujeres capaces de construir oasis de paz, aun en medio de las circunstancias más adversas. Todas han puesto de relieve una capacidad extraordinaria de resistir la adversidad, haciendo la vida posible incluso en situaciones extremas y conservando un tenaz sentido de futuro”.


Desafío 4 | Trabajo: “Muchos hemos aprendido de san Josemaría que el trabajo más digno nace del amor, manifiesta el amor y se orienta a él. Por eso, aun sirviéndose de las lógicas de las diversas profesiones, el hombre puede trascenderlas y permanecer libre, por encima de ellas”.

Desafío 5 | Cuidar: “Los robots podrán complementar y asistir al cuidado de los humanos hacia humanos, pero nunca los podrán suplantar, porque carecen de los productos premium específicos de las personas: la conversación, la libertad y el amor”.

Desafío 6 | Liderazgo: “A veces consideramos el liderazgo como algo mucho más grande que nosotros mismos, cuando lo cierto es que corre mucha savia de verdadero liderazgo en pequeños hechos cotidianos: en las casas, en las escuelas, en los trabajos más diversos, en nuestro barrio o en el entorno más familiar; pues, en definitiva, el liderazgo tiene más que ver con las acciones que realizamos que con la posición que ocupamos”.


Desafío 7 | Solidaridad: “Esto es lo valioso que tenemos en la Tierra (...), la capacidad de descubrir las necesidades de otros, hacerlas nuestras y tratar de poner remedio”.

Desafío 8 | Sostenibilidad: “Estoy convencida de que nuestros problemas no se solucionan exclusivamente con tecnología; el planeta lo cambian las personas”.

Desafío 9 | Trascender: "Por muy adultos que seamos y nos sintamos, la vida nos depara escenarios en los que perdemos totalmente el control de las cosas e incluso el autocontrol. Y el grito del corazón sigue ahí. Parece que anhelamos un padre que nos consuele, que nos guíe, que nos serene y nos restaure. Para entender nuestro corazón tenemos que vernos en perspectiva: no solo espacial, sino temporal e, incluso, más allá del tiempo. Esa es la perspectiva de Dios. Desde su mirada, nuestro corazón, como el planeta Tierra, es brillante y único, en continua expansión hacia el bien. "

Desafío 10 | Atreverse a más: “Este puede ser el momento de elegir qué puente tender, qué muro derribar, qué talento hacer crecer, qué proceso iniciar, qué dirección marcar. No pierdas el norte y serás para otros una brújula”.



------