Etiqueta: Corazón

Hay 8 resultados para la etiqueta "Corazón"
Evangelio del viernes: a vida nueva, ayuno nuevo

Evangelio del viernes: a vida nueva, ayuno nuevo

Comentario del viernes después del miércoles de ceniza. "Ya vendrá el día en que les será arrebatado el esposo; entonces, ya ayunarán". Este tiempo ya ha llegado. Pero nada puede ser igual que antes. Porque el amor de Jesucristo, nos ha hecho hijos del Padre marcándonos con el sello del Espíritu nuestros corazones. Y ha transformado el ayuno cristiano en ayuno de hijo del Padre, en ayuno de hermano de Jesucristo.

Evangelio del martes: olvido de Dios

Evangelio del martes: olvido de Dios

Comentario del martes de la 6° semana del tiempo ordinario.“¿Todavía no entendéis ni comprendéis? ¿Tenéis endurecido el corazón?”. Para comprender a Jesús necesitamos un corazón que le escuche en la oración, para que se entable con Él un diálogo sincero.

Evangelio del martes: lavarse las manos antes de comer

Evangelio del martes: lavarse las manos antes de comer

Comentario del martes de la 5º semana del tiempo ordinario. “Abandonando el mandamiento de Dios, retenéis la tradición de los hombres”. Quizás desde la infancia nos fue inculcada la importancia de lavarse las manos antes de comer. Pero cuando llegamos a la edad adulta, dejamos de vivirlo como un mandato: hemos entendido que, sencillamente, es conveniente. A esa madurez podemos aspirar a la hora de vivir los mandamientos, que se ordenan a mantener nuestro corazón limpio para poder contemplar a Dios.

Consagración al Corazón de Jesús

Consagración al Corazón de Jesús

Ante los contratiempos san Josemaría no se amilanaba. Se mantenía tieso, pero sufría, especialmente por los padecimientos de sus hijos. Era el año 1952. Se acercaba la fiesta de Cristo Rey y decidió consagrar el Opus Dei, con sus miembros y apostolados, al Sagrado Corazón de Jesús.

Formación integral y afectividad

Formación integral y afectividad

Algunas personas, cuando piensan en la formación, tienden a considerarla como un saber. Sin embargo, no basta un concepto de ese estilo: llegar a la integridad de la persona requiere pensar en la formación como un ser. Se trata de un objetivo mucho más alto: sumergirse en el misterio de Cristo y dejar que la gracia nos vaya transformando progresivamente para configurarnos con Él.