Respuesta inmediata

Tengo un nieto que quiere casarse desde hace ya algún tiempo. Con el sueldo que ganaba en su trabajo le resultaba prácticamente imposible plantearse la posibilidad del casamiento.

Un día, conversando con él del asunto, me pidió oraciones para conseguir otro trabajo que le permitiera completar una entrada mensual mayor.

Empecé a rezar con todas mis fuerzas a Josemaría Escrivá pidiéndole su intercesión ante Dios para que me concediera este favor.

Al tercer día de haber empezado a pedirle, mi nieto me avisó que había conseguido un trabajo nuevo en el que ganaba tres veces más que en el anterior.

Quiero agradecer a Monseñor Escrivá y dejar constancia de la gracia que recibí.