Los miedos a un examen

Esataba muy preocupado por un examen para el cual no me encontraba muy seguro. Y pese a que en los días previos intensifiqué el estudio, me sentía sin la confianza necesaria para poder darlo con posibilidades de salvarlo.

Por casualidad, unos ocho días antes del examen, me encontré con una Hoja Informativa de Josemaría Escrivá. La leí atentamente y recé "a mi manera" (ya que no sé rezar, pues no recibí educación religiosa en mi infancia), todos los días hasta la fecha del examen.

Mentiría si no reconociera que dudé en entrar a dar la materia, pero también debo decir que sentí algo que jamás había sentido; sentí la presencia de alguien superior a mi, que me daba fuerzas para no rendirme. Así aprobé el temido examen que por miedo no había dado ya tres veces.

Si bien salvar el examen me alegró mucho, más me alegró sentir al Todopoderoso cerca de mí en un momento difícil. Pido a Dios que me ayude a mejorar en todo los aspectos de mi vida, y que nunca me abandone.

Me gustaría recibir una copia del Padrenuestro, Avemaría y Gloria, así los puedo recitar cuando rezo la oración al Fundador del Opus Dei.

Agradezco desde ya a Monseñor Josemaría Escrivá, porque gracias a su intercesión ante Dios, Él se acercó a mí.