Recuerdan divertida anécdota del futuro Beato Álvaro del Portillo y San Josemaría Escrivá

El sacerdote carmelita Antonio María Sicari recordó una divertida anécdota en la que se puede apreciar la gran amistad que había entre San José María Escrivá de Balaguer, fundador y primer Prelado del Opus Dei, con Don Álvaro del Portillo, su primer sucesor que será beatificado en Madrid el próximo 27 de septiembre

El sacerdote carmelita Antonio María Sicari recordó una divertida anécdota en la que se puede apreciar la gran amistad que había entre San José María Escrivá de Balaguer, fundador y primer Prelado del Opus Dei, con Don Álvaro del Portillo, su primer sucesor que será beatificado en Madrid el próximo 27 de septiembre.

Según señala la Oficina de Comunicación del Opus Dei en Roma, durante la presentación en la Universidad Pontificia de la Santa Cruz de la versión en italiano de la biografía de Mons. del Portillo titulada “Il primo sucessore” (El primer sucesor) escrita por Javier Medina, el sacerdote se refirió a una anécdota con San José María Escrivá.

“Álvaro del Portillo le hizo una corrección a San Josemaría, que le costó mucho aceptar. La reacción del fundador del Opus Dei fue orar diciendo: ‘Señor, tiene razón Álvaro y no yo’. Pero, enseguida: ‘No, Señor, esta vez tengo razón yo... Álvaro no me pasa una... Y eso no parece cariño, sino crueldad’. Y después: ‘Gracias, Señor, por ponerme cerca a mi hijo Álvaro que me quiere tanto que... no me pasa una’”.

El Padre Sicari subrayó que este tipo de sinceridad, “llena de fe, caracterizaba la relación entre los dos”. El carmelita dijo además que “lo que más resalta es el feliz encuentro entre un fundador, lleno de carisma y de pasión, y un primer discípulo”.

“El nombre que se podría dar a este ‘feliz encuentro’ es la palabra ‘fidelidad’, pero entendida en un sentido profundo y bidireccional, que va desde el fundador-padre al discípulo-hijo y del discípulo-hijo al fundador-padre”.

En la presentación del libro también estuvo presente Mons. Javier Echevarría, actual Prelado del Opus Dei, quien dijo que “el Venerable Álvaro del Portillo fue un hombre, un sacerdote, un obispo lleno de alegría al que el Señor concedió muchos talentos humanos. Su beatificación pone ante nuestros ojos –y aquí está la clave de este acto de la Iglesia– el hecho de que la santidad es accesible a todos los bautizados, si responden con generosidad a la gracia de Dios”.

Más información sobre Álvaro del Portillo y sobre la causa de beatificación en: www.alvarodelportillo.org