Sentido de misión (II)

Vida espiritual
Sentido de misión (II)

El dinamismo propio del apostolado es la caridad, que es don divino: «en un hijo de Dios, amistad y caridad forman una sola cosa: luz divina que da...

Últimas Publicaciones

Aquel momento en la vida del padre Alberto Casals

Aquel momento en la vida del padre Alberto Casals

Fraternidad sacerdotal: Reproducimos un artículo que recoge un momento en la vida del Pbro. Alberto Casals, sacerdote del clero de la Prelatura del Opus Dei, recién fallecido en San José, Costa Rica. Fue publicado en marzo (2018) en el Semanario “Eco Católico”.

El fundador

El website de san Josemaría

El website de san Josemaría

El nuevo website de san Josemaría Escrivá de Balaguer ofrece numerosas informaciones y recursos sobre el "santo de la vida ordinaria". En la columna derecha puede acceder a las principales secciones.

Textos espirituales

Sentido de misión (II)

Sentido de misión (II)

El dinamismo propio del apostolado es la caridad, que es don divino: «en un hijo de Dios, amistad y caridad forman una sola cosa: luz divina que da calor» (Forja, 565). La Iglesia crece por medio de la caridad de sus fieles y, solo después, llegan la estructura y la organización, como frutos de esa caridad y para estar al servicio de ella.

Sentido de misión (I)

Sentido de misión (I)

Vivir con sentido de misión es saberse enviados por el Señor para llevar su Amor a quienes tenemos cerca. Esto supone decidir en cada momento –bajo el impulso del Espíritu Santo– qué hacer, en función de esa misión que da contenido y finalidad a nuestro paso por la tierra.

Agradar a Dios

Agradar a Dios

La llamada del Señor a «ser perfectos como el Padre celestial» (Mt 5,48) consiste en vivir como hijos de Dios, conscientes del valor que tenemos a sus ojos, anclados en la esperanza y en la alegría que nace de sentirnos hijos de tan buen Padre.

Mensaje del día

“Ser cada uno otro Cristo”

Te ha costado mucho ir apartando y olvidando las preocupacioncillas tuyas, tus ilusiones personales: pobres y pocas, pero arraigadas. –A cambio, ahora estás bien seguro de que tu ilusión y tu ocupación son tus hermanos, y sólo ellos, porque en el prójimo has aprendido a descubrir a Jesucristo. (Surco, 765)

Si no queremos malgastar el tiempo inútilmente –tampoco con las falsas excusas de las dificultades exteriores del ambiente, que nunca han faltado desde los inicios del cristianismo–, hemos de tener muy presente que Jesucristo ha vinculado, de manera ordinaria, a la vida interior la eficacia de nuestra acción para arrastrar a los que nos rodean. Cristo ha puesto como condición ...