Se podía confiar plenamente en don Álvaro

Una graciosa anécdota que le ocurrió a José Inés Peiro en el aeropuerto de la Ciudad de México, en 1970, sirve para destacar una cualidad fundamental en la persona de don Álvaro: la alegría.

En primera persona