Museo Interactivo GOL sobre Guadalupe Ortiz de Landázuri

​La Residencia Universitaria Inaya se convirtió por un día en un Museo Interactivo sobre la vida de Guadalupe, en el que participaron estudiantes de colegio y universitarias que frecuentan casas de la Obra de Chía y Bogotá.

Opus Dei - Museo Interactivo GOL sobre Guadalupe Ortiz de Landázuri

Al ingresar, las estudiantes recibían una explicación introductoria sobre la experiencia que vivirían. Luego de esto empezaban el tour a través de las 3 salas que componían el museo.

En la primera, acostadas en el piso veían un video proyectado en el techo que, además, de mostrar un resumen de la vida de Guadalupe las cuestionaba sobre su vida cristiana y su relación con Dios. En la siguiente sala encontraban una línea de tiempo de la futura Beata y otro video más enfocado en la santidad de Guadalupe.

Por último, había una sala con música, y posters que pendían del techo con frases significativas de Guadalupe. Ahí, podían dejar sus comentarios e impresiones en un mural hecho de cartulina. Al finalizar, las asistentes recibían un sticker de Guadalupe y el “pasabordo” de la beatificación.

Cuando terminó el tour, Emilia, una de las asistentes, comentó con entusiasmo: “¡El ambiente era genial! ¡Yo me sentía en modo Guadalupe, como si me fuera a la beatificación! ¡Lo sentí muy real!”

Además, había un puesto de comida mexicana, recordando los años que Guadalupe vivió allá. Y también un mural para tomarse fotos, que fue testigo de todas las asistentes, pues ninguna quiso perderse la selphie con Guadalupe.

Catalina Martínez, que va por Arboleda, luego de vivir la experiencia GOL, dijo: “por ejemplo, me enteré que una vez cuando llegó a cenar y el consomé se había terminado sin que ella comiera, entonces, tomó agua caliente y no le hizo saber a nadie para no hacerlas pasar un mal rato. Por eso, creo que podemos aprender muchas cosas de ella y eso me parece muy bonito”.

María Barthel, que frecuenta Yarí, comentaba con impresión “a pesar de las dificultades, siempre respondía con actitud positiva y con su habitual buen humor. Luego de la exposición, me quedó más claro que la perfección no es lo que lleva a la santidad; sino, las ganas de volverse a levantar luego de afrontar dificultades o errores y, la disposición al servicio de los demás”.

Por su parte, Tatiana Carrillo, de Diagonal, manifestó “me llamó mucho la atención el problema que ella tenía del corazón. Eso nunca fue un impedimento para hacer muchas cosas, sino que sabía sufrirlo con esperanza, optimismo y nunca se vio débil por eso”.

Al finalizar la jornada, las asistentes que quisieron, participaron en unos minutos de reflexión dirigidos por un sacerdote de la Prelatura, sobre las palabras de San Pedro: “Señor, tú lo sabes todo, tú sabes que te amo”, relacionándolo con la confesión y con el amor infinito de Dios que siempre perdona.