Cali: Llevando salud a las periferias

Brigada de salud impulsada por el centro cultural Catalpa en la ciudad de Cali, con algunas familias y voluntarios que se unen para compartir y ayudar al prójimo

Opus Dei - Cali: Llevando salud a las periferias Adriana explicando algunas pautas de higiene bucal a los niños del resguardo indígena

En Cali y sus alrededores, desde hace ocho años, organizamos una brigada de salud cada dos meses, gracias al apoyo de un equipo de profesionales y voluntarios, que se ha consolidado durante este tiempo.

Contamos con el apoyo infalible de la familia de Roberto y Lina quienes asisten con sus dos hijos e, incluso, llevan su perro; con el de la enfermera jefe Luz Mary que invita a sus alumnos de la Universidad del Valle y de la Universidad Santiago de Cali; de esta universidad, también contamos con el apoyo del Dr. Ramírez quien participa siempre con un grupo grande de alumnos, quienes aprovechan para compartir generosamente sus conocimientos.

El equipo de brigadistas en San Antonio

Como Lina es bacterióloga, en algunas oportunidades ha aplicado pruebas de enfermedades específicas o ha tomado muestras para pedir que se analicen y devolver los resultados a las veredas visitadas. Asimismo, Adriana, una cirujana maxilofacial, dirige la parte logística y desde que se ennovió con Giovanni - ahora son esposos - se han especializado en la consecución, clasificación y conservación de medicamentos. Otra persona clave, es Nazly quien a través de sus amigos ha conseguido donaciones con las que hemos comprado juguetes, elementos de aseo, útiles escolares, entre otros.

María Isabel atendiendo a un adulto mayor en una de las brigadas en San Antonio, a hora y media de Cali

El eje de operaciones, ha sido el centro cultural Catalpa donde se reciben continuamente donaciones de ropa, juguetes, menaje de casa, kits de aseo, medicamentos y mil cosas más que van llevando nuestras amigas. Para la clasificación y organización de todo, las voluntarias dedican algunos jueves en la noche, sobre todo, en los días anteriores a una brigada, que siempre se lleva a cabo en domingo.

Los niños mostrando la donación de cremas de dientes

Hemos visitado muchísimos lugares en extrema pobreza: instituciones de niños donde la atención es precaria, varios resguardos indígenas en los Farallones de Cali; hemos ido a pueblos, veredas, hogares geriátricos, caseríos en la carretera a Buenaventura con acompañamiento de la Marina y un largo etcétera.

El Dr. Roberto Ramírez entablillando a un paciente con la ayuda de dos alumnos

Este año hemos realizado dos brigadas con venezolanos en Cali, reunidos con ayuda de la Oficina para el Migrante, de la Pastoral social de Cali, que tiene la Conferencia Episcopal de Colombia. Una la realizamos en “El Aguacatal” donde conocimos a una familia de venezolanos que vive en el coliseo, que se ha convertido en nuestro enlace para continuar ayudándoles, sobre todo, con menaje para bebés.

María Lucía en consulta. El paciente muestra los medicamentos que se le han proporcionado

La brigada ha sido la oportunidad para conocer muchos voluntarios que donan su conocimiento y familias enteras que se toman ese tiempo para ayudar a otros. Al final de la actividad realizamos una evaluación, el comentario generalizado suele referirse a la satisfacción de poder ayudar a otros y el deseo de continuar haciéndolo. ¡Por eso, después de ocho años, continuamos firmes con nuestras brigadas de salud!

El Padre Bernardino, párroco de Potrerito municipio del que dependen unas 50 veredas, con Ana Ma, Adriana y un grupo de niños indígenas

Si quieres participar o apoyar las brigadas de salud, comunícate al 57-2-3900435.