La Universidad de La Sabana celebra el Corpus Christi

En recordación de la presencia de Cristo en la Hostia Santa

Opus Dei - La Universidad de La Sabana celebra el Corpus Christi

Como ya es tradición, la comunidad universitaria de la Universidad de La Sabana celebró el pasado domingo 15 de mayo la procesión del Corpus Christi, con la participación de estudiantes, profesores y empleados, en compañía de sus familias. Adelantó la celebración para que pudiera asistir el mayor número de posible de miembros de la comunidad académica que, por el inicio de exámenes, les quedaba más difícil en la Solemnidad del Corpus Christi que celebramos el 29 de mayo.

El Santísimo, escoltado por diversidad de personas, recorrió el Campus por un camino adornado por tapetes florales, elaborados por voluntarios, con pétalos de flores recibidas en donación para la ocasión. Las alfombras tenían diseños de figuras geométricas y religiosas relacionadas con la Solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Cristo como ofrenda al Señor.

La celebración fue presidida por Monseñor Hernán Salcedo Plazas, Vicegran Canciller de la Universidad, quien además ofició la Santa Misa en el Oratorio Principal a las 11:00 a.m.

En la Homilía el Padre Hernán recordó que la brújula de la vida debe ser el amor: “ Si nos guía el Amor, podemos decir con verdad: Omnia in bonum! O, con otras palabras de san Pablo: “¿Quién nos apartará del amor de Cristo? ¿La tribulación, o la angustia, o la persecución, o el hambre, o la desnudez, o el peligro, o la espada? (…) Pero en todas estas cosas vencemos con creces gracias a aquél que nos amó. Porque estoy convencido de que ni la muerte, ni la vida, ni los ángeles, ni los principados, ni las cosas presentes, ni las futuras, ni las potestades, ni la altura, ni la profundidad, ni cualquier otra criatura podrá separarnos del amor de Dios, que está en Cristo Jesús, Señor nuestro.” (Rm 8, 35-39).”

Y dejó un consejo a todos para tener presente en momentos de dificultad o tribulación: “Señor, que en todo momento, especialmente en los callejones sin salida de nuestra existencia, digamos: ¿A quién iré?, ¿Quién podrá separarme de tu Amor?; y de la mano tu Madre y Madre nuestra, aceptemos el Amor que nos ha dado de parte del Padre.”

Durante la mañana, después de la Santa Misa hubo un momento para disfrutar en familia de actividades culturales, deportivas y artísticas.