Retiro noviembre #Encasa

A continuación encontrarás el material para que puedas hacer el retiro mensual en tu casa. Recordemos rezar por los que más sufren en esta pandemia.

Opus Dei - Retiro noviembre #Encasa

1. Meditación I: El valor eterno de lo pasajero
2. Lectura espiritual: El Purgatorio, una misericordia de Dios
3. Examen
4. Rosario
5. Meditación II: Familia y amor de Dios
6. Santa Misa: links para unirnos a la celebración de la Santa Misa

1. Meditación I: El valor eterno de lo pasajero

2. Lectura espiritual: El Purgatorio, una misericordia de Dios

El purgatorio es una muestra del amor de Dios, que prepara el alma para la unión definitiva con Dios. En el purgatorio, a la pena de no estar aún con Él, se une el gozo del alma de saberse confirmada en gracia, destinada a la vida eterna, con una esperanza segura. Podemos unirnos a las almas del purgatorio ofreciendo nuestra oración y la santa misa.

Te invitamos a escuchar la lectura espiritual


3. Examen:

En presencia de Dios, considera despacio estas preguntas.

  1. “Yo soy la resurrección y la vida (…). El que cree en mí, aunque muera, vivirá; y todo el que vive y cree en mí, no morirá jamás” (Jn 11, 25-26) ¿Medito frecuentemente sobre la vida eterna, la muerte, el juicio de Dios, el purgatorio, el cielo y el infierno? ¿Lo hago desde la esperanza de que Cristo da la salvación? ¿Hablo de la vida eterna a los demás?
  2. ¿La realidad de que un día moriré me sirve para aprovechar lo mejor posible el tiempo que Dios me concede en la tierra? ¿Me doy cuenta de que deberé responder ante el Señor de cómo he empleado los talentos que me ha dado? ¿Me importa ante todo el juicio de Dios, o actúo por motivos meramente humanos?
  3. En la felicidad eterna con Santa María, San José, los ángeles y todos los santos, veremos a Dios “cara a cara” (1Co 13, 12). ¿Tengo la esperanza del Cielo?
  4. “Dios quiere que ‘todos lleguen a la conversión’ (2Pe 3, 9), pero habiendo creado al hombre libre y responsable, respeta sus decisiones” (Compendio, 213) ¿Soy consciente de que quien persiste en el pecado mortal rechaza el amor misericordioso de Dios?
  5. La conversión es siempre posible mientras estemos en la tierra. ¿Transmito a mis amigos la felicidad que da la amistad con Cristo? ¿Rezo y ofrezco algún sacrificio por la conversión de quienes no viven cara a Dios?
  6. ¿Hablo de la confesión a mis familiares y amigos? ¿Facilito que mis hijos acudan a este sacramento, y fomento que lo deseen, respetando su libertad?
  7. ¿Tengo fe en la resurrección de los cuerpos? ¿Ofrezco sufragios por los difuntos? ¿Rezo por las almas del purgatorio, especialmente en el Sacrificio eucarístico? ¿Acudo a su intercesión?
  8. Dice el Señor: “Sed vosotros perfectos como vuestro Padre celestial es perfecto” (Mt 5, 48). ¿Quiero responder a la llamada a la santidad? ¿Comienzo cada jornada ofreciéndola a Dios con una oración? ¿Renuevo ese ofrecimiento durante el día?
  9. ¿Me esfuerzo por hacer bien mi trabajo y ofrecerlo a Dios? ¿Pongo los medios para mejorar mi formación? ¿Evito las chapuzas?
  10. ¿Qué intenciones pongo al trabajar? ¿Trato de moverme por amor de Dios y a los demás? ¿Quiero servir, ser útil?
  11. ¿Llevo bien las dificultades del trabajo, ofreciéndoselas a Dios? En el caso de desempleo, ¿sé sacar o enseñar a sacar provecho espiritual de esa fase difícil y, a la vez, poner los medios para buscar un nuevo trabajo?
  12. ¿Pido consejo a personas de buen criterio cuando tengo que afrontar cuestiones éticas relacionadas con mi profesión? ¿Ruego a Dios fuerza para no transigir ante la injusticia, el fraude o el engaño?
  13. Mis hijos, o los hijos de mis amigos y familiares, ¿ven que vivo mi fe cristiana con naturalidad, que Dios no está sólo en mis labios, sino también en mis obras? ¿Procuro enseñarles a ofrecer a Dios los quehaceres habituales, especialmente el estudio?
  14. ¿Enseñó a rezar a mis hijos, a mis nietos, o a los hijos de mis amigos? ¿Lo hago con oportunidad, sin forzar jamás su voluntad, para que descubran la maravilla del trato con Dios?
  15. ¿Preparo la de la mano de la Virgen el comienzo del Adviento, y le pido la gracia de una nueva conversión?

4. Rosario

Durante este Mes de María, la invitación es a poner en práctica este consejo de san Josemaría: En las fiestas de Nuestra Señora no escatimemos las muestras de cariño; levantemos con más frecuencia el corazón pidiéndole lo que necesitemos, agradeciéndole su solicitud maternal y constante, encomendándole las personas que estimamos. Pero, si pretendemos comportarnos como hijos, todos los días serán ocasión propicia de amor a María, como lo son todos los días para los que se quieren de verdad. (Amigos de Dios, n. 291).

¡Cor Mariae dulcissimum, iter para tutum! Corazón dulcísimo de María, prepáranos un camino seguro... ¡Allana las dificultades! ¡Ábrenos el camino!

Puedes rezar el Rosario de hoy contemplando con san Josemaría la escena antes de cada misterio. Te ayudará a rezar el Santo Rosario con más amor y piedad.

Un buen audio para rezar el rosario cuando estás solo.

5. Meditación II: Familia y amor de Dios


6. Santa Misa: links para unirnos a la celebración de la Santa Misa.

Puedes unirte espiritualmente a la celebración de la Santa Misa en:

12:00 horas de Chile. Catedral de San Bernardo, Chile, todos los días.

12:00 horas de Chile. Santuario de Torreciudad, España, todos los días.

13:00 horas de Chile. Colegio Tabancura, Chile, de lunes a viernes.

13:00 horas de Chile. Universidad Católica de Chile, de domingo a viernes.

Instragram Live @pastoral_uc

19:00 horas de Chile. Arzobispado de Santiago, todos los días.