La formación de los sacerdotes para ofrecer una adecuada atención pastoral

"Es preciso estudiar constantemente la ciencia de Dios, orientar espiritualmente a tantas almas, oír muchas confesiones, predicar incansablemente y rezar mucho, mucho, con el corazón siempre puesto en el Sagrario". San Josemaría, en Homilía Sacerdote para la eternidad.

Opus Dei - La formación de los sacerdotes para ofrecer una adecuada atención pastoralSan Josemaría, junto a mons. Javier Echevarría y al beato Álvaro. "El sacerdote ha de dedicar tiempo a estudiar y meditar la Sagrada Escritura y a profundizar en su formación teológica, para que resuene fielmente la voz de Cristo, que habla en su Iglesia" (Mons. Javier Echevarría).

San Josemaría fomentaba la búsqueda de la santidad, dentro de nuestras personales limitaciones, en el trabajo y en las circunstancias ordinarias de cada uno. Para esto animaba a todos los fieles de la Obra y a quienes se acercan a sus apostolados a contar en la medida de sus posibilidades con una buena preparación profesional. Así remarcaba que el afán por encontrar a Dios no se puede dar por hecho ni depende solo de buenas intenciones, debe ir acompañado del esfuerzo de poner los medios humanos que estén a nuestro alcance para secundar la gracia de Dios. Y, entre estos medios, uno al que daba mucha importancia, era la formación permanente.

“El panorama es tan vasto que jamás podremos decir: ¡ya estoy formado! Nosotros nunca decimos basta. Nuestra formación no termina nunca: todo lo que habéis recibido hasta ahora es fundamento para lo que vendrá después”[1], explicaba.

“LA ÚNICA AMBICIÓN, EL ÚNICO DESEO DEL OPUS DEI Y DE CADA UNO DE SUS HIJOS ES SERVIR A LA IGLESIA, COMO ELLA QUIERE SER SERVIDA, DENTRO DE LA ESPECÍFICA VOCACIÓN QUE EL SEÑOR NOS HA DADO”, REPETÍA SAN JOSEMARÍA.

La necesidad de formarse y cuidar en el tiempo la actualización permanente en la doctrina y en los modos de atender a las personas también es necesaria para los presbíteros.

“Prestar al Señor la propia voz reclama confianza con Él; requiere escuchar la voz de Dios e incorporarla a la vida propia. Para adquirir esa familiaridad, San Josemaría indica dos caminos imprescindibles: la vida de oración y el estudio. El sacerdote ha de dedicar tiempo a estudiar y meditar la Sagrada Escritura y a profundizar en su formación teológica, para que resuene fielmente la voz de Cristo, que habla en su Iglesia”[2].

San Josemaría lo señalaba así expresamente a los sacerdotes del Opus Dei: «La predicación de la palabra de Dios exige vida interior: hemos de hablar a los demás de cosas santas, ex abundantia enim cordis, os loquitur (Mt 12, 34); de la abundancia del corazón, habla la boca. Y junto con la vida interior, estudio: (...) Estudio, doctrina que incorporamos a la propia vida, y que sólo así sabremos dar a los demás del modo más conveniente, acomodándonos a sus necesidades y circunstancias con don de lenguas»[3].

 Padre José Manuel Guzmán, sacerdote chileno fallecido el 2020, que ejerció su ministerio pastoral principalmente en Nigeria.El sacerdocio en el Opus Dei se administra a miembros de la Obra con estudios superiores y que se ordenan, en palabras de san Josemaría, “para servir. No para mandar, no para brillar, sino para entregarse, en un silencio incesante y divino, al servicio de todas las almas. (…) para ser, nada más y nada menos, sacerdotes-sacerdotes, sacerdotes cien por cien”[4].

Los estudios civiles que tienen los candidatos al sacerdocio en el Opus Dei les sirven de base para iniciar los eclesiásticos con sentido de profesionalidad e ilusionarse con una esmerada preparación para su ordenación. La licenciatura en Teología y el doctorado en Filosofía o Teología se cursan en la Universidad de la Santa Cruz, en Roma, o en la Universidad de Navarra, en España. Durante esos años viven en centros internacionales de formación, sedes del seminario de la Prelatura, que complementan los estudios académicos con la formación humana, pastoral y espiritual que requiere el sacerdocio.

La formación permanente de los sacerdotes del Opus Dei

Los sacerdotes han sido ordenados “para hablar sólo de Dios, para predicar el Evangelio y administrar los Sacramentos. Esa es, si cabe expresarse así, su nueva labor profesional, a la que dedican todas las horas del día, que siempre resultarán pocas: porque es preciso estudiar constantemente la ciencia de Dios, orientar espiritualmente a tantas almas, oír muchas confesiones, predicar incansablemente y rezar mucho, mucho, con el corazón siempre puesto en el Sagrario, donde está realmente presente El que nos ha escogido para ser suyos, en una maravillosa entrega llena de gozo, aunque vengan contradicciones, que a ninguna criatura faltan”[5].

Realizan una práctica pastoral de 6 meses en las que participan –bajo la guía de un sacerdote con experiencia– en diferentes actividades para aprender y ejercitarse en sus nuevas funciones.Para este servicio oculto y eficaz a la vez, se requiere de una profunda vida interior y una constante formación doctrinal y pastoral tras recibir el sacramento del Orden. Por eso, todos los sacerdotes continúan formándose para desempeñar bien su ministerio en servicio de las almas. En el caso del Opus Dei, esa actualización permanente concreta las exigencias establecidas por la Santa Sede con las propias de la Obra, de acuerdo al siguiente plan general:

  1. A esta práctica sigue un curso de formación pastoral personal durante un año y medio más, que les permite introducirse poco a poco en las diversas tareas de su nuevo ministerio, resolver dudas y dificultades.
  2. Con el fin de renovar las facultades ministeriales para celebrar los sacramentos y predicar, durante varios años rinden exámenes de teología y profundizan en la aplicación de criterios morales a situaciones concretas. Inicialmente la renovación es por 1 año, luego por 3, después por 5 y finalmente por 7 años, tras lo que pueden acceder a facultades a perpetuidad.
  3. Dentro de la formación permanente, aconsejada en el Directorio para el ministerio y la vida de los presbíteros, publicado en la página web del Vaticano, cada mes acuden a una reunión de actualización pastoral, conforme al canon 279 del Código de Derecho Canónico, que les permite repasar aspectos litúrgicos y morales relacionados con el ministerio sacerdotal, nuevos documentos del Papa, comentar experiencias pastorales, entre otros.
  4. Y, una vez al año, asisten a una semana de estudios en la que se repasan diferentes materias doctrinales y prácticas.

Rev. Prof. Luis Navarro, rector de la Pontificia Universidad de la Santa Cruz, preside un seminario en la PUSC. Esta formación se ha complementado con algunas iniciativas que permiten mejorar aún más la preparación profesional de cada sacerdote.

La Pontificia Universidad de la Santa Cruz en Roma, creada en 1984, junto con hacer realidad el deseo de san Josemaría de contar con un centro superior de estudios eclesiásticos al servicio de toda la Iglesia, permite ofrecer cursos de actualización teológica y pastoral a sacerdotes que ya han ejercido su ministerio y quieren mejorar su formación pastoral. Estos programas son organizados por las facultades de Teología, Derecho canónico, Filosofía y Comunicación Social Institucional.

Para facilitar que todos puedan acceder a recursos que les permitan profundizar en la fe católica y el apoyo en la atención pastoral, con notas prácticas para afinar criterios y aconsejar, desde hace algunos años se creó el portal Collationes.org. Cuenta con la colaboración de profesores de varias universidades y centros de formación pastoral, del ISSRA (Istituto Superiore di Scienze Religiose all'Apollinare) y de sacerdotes del Centro Romano di Incontri Sacerdotali (CRIS), que empezó sus actividades de formación permanente del clero en 1968, gracias al impulso de san Josemaría.

Alegría y serenidad en la vida diaria

Los sacerdotes del Opus Dei habitualmente viven con otros adultos –sacerdotes y laicos–, y ese ambiente de familia y fraternidad facilita compartir y desarrollar amistades, prestar servicios a los demás, colaborar en los cuidados materiales del hogar. De este modo, además de compartir con otras personas de la Prelatura y facilitar la atención de las labores apostólicas, pueden participar de los medios de formación que reciben todos los fieles del Opus Dei: tanto laicos como sacerdotes acuden semanalmente a una sesión de formación y una vez al mes a un retiro espiritual de varias horas; y una vez al año asisten a sesiones de actualización en materias teológicas y realizan un curso de retiro de tres o más días.

Capellán de la Universidad de los Andes con alumnos en una procesión de la Virgen del Carmen.San Josemaría deseaba que las actividades del Opus Dei se realizaran en un “ambiente sereno y alegre”, en el que se respirara “un clima de libertad, en el que todos se sientan hermanos, bien lejos de la amargura que proviene de la soledad o de la indiferencia"[6]. Los medios de formación recibidos por igual por sacerdotes y laicos busca que este ambiente se refleje en todas las actividades, y que entre todos se ayude a cuidarlo: "Un clima en el que aprenden a apreciar y a vivir la mutua comprensión, la alegría de una convivencia leal entre los hombres. Amamos y respetamos la libertad, y creemos en su valor educativo y pedagógico. Estamos convencidos de que en un clima así se forman almas con libertad interior, y se forjan hombres capaces de vivir responsablemente la doctrina de Cristo (...) capaces de amar con todo su corazón y con todas sus fuerzas a la Iglesia de Dios y al Romano Pontífice”[7].

“SACERDOTES FIELES, PIADOSOS, DOCTOS, ENTREGADOS, ¡ALEGRES!”

San Josemaría pedía oración por los sacerdotes, para que fueran siempre “sacerdotes fieles, piadosos, doctos, entregados, ¡alegres!”[8]. Para facilitar esto, dentro del ámbito de su formación humana y espiritual, los sacerdotes del Opus Dei, al igual que los demás laicos de la Prelatura, reciben acompañamiento espiritual y habitualmente intentan confesarse semanalmente para crecer en su vida espiritual personal. Cualquier fiel de la Prelatura, sacerdote o laico, puede ayudar fraternalmente a un sacerdote con alguna sugerencia que le sirva para mejorar un aspecto de su carácter o corregir un defecto.

Mons. Fernando Ocáriz, prelado del Opus Dei, en un viaje pastoral en Granada.Una continua y profunda conversión de los corazones

“Me parece que a los sacerdotes se nos pide la humildad de aprender a no estar de moda, de ser realmente siervos de los siervos de Dios –acordándonos de aquel grito del Bautista: illum oportet crescere, me autem minui (Ioan 3, 30); conviene que Cristo crezca y que yo disminuya–, para que los cristianos corrientes, los laicos, hagan presente, en todos los ambientes de la sociedad, a Cristo. La misión de dar doctrina, de ayudar a penetrar en las exigencias personales y sociales del Evangelio, de mover a discernir los signos de los tiempos, es y será siempre una de las tareas fundamentales del sacerdote. Pero toda labor sacerdotal debe llevarse a cabo dentro del mayor respeto a la legítima libertad de las conciencias: cada hombre debe libremente responder a Dios. Por lo demás, todo católico, además de esa ayuda del sacerdote, tiene también luces propias que recibe de Dios, gracia de estado para llevar adelante la misión específica que, como hombre y como cristiano, ha recibido”[9]

El Papa Francisco con mons. Fernando Ocáriz, prelado del Opus Dei: "Seguid el ejemplo de los primeros cristianos", le dijo en aquella ocasión.El Papa Francisco se ha referido con claridad al cuidado de la libertad de los fieles, especialmente frente a los abusos conocidos en la sociedad y en la Iglesia. En su Carta Apostólica “Vos estis lux Mundide 2019 decía: “Para que estos casos, en todas sus formas, no ocurran más, se necesita una continua y profunda conversión de los corazones, acompañada de acciones concretas y eficaces que involucren a todos en la Iglesia, de modo que la santidad personal y el compromiso moral contribuyan a promover la plena credibilidad del anuncio evangélico y la eficacia de la misión de la Iglesia”[10].

ES DE CRISTO DE QUIEN HEMOS DE HABLAR

El Prelado del Opus Dei, mons. Fernando Ocáriz ha hecho suyas estas ideas en sus últimas cartas. En octubre de 2020, refiriéndose precisamente a los sacerdotes, señala: “Siendo siempre muy cercanos a todos, procurad mantener un tono humano adecuado, la gravedad sacerdotal en el modo de presentaros, en las conversaciones, etc. Hijos míos, si san Josemaría decía a todos que «es de Cristo de quien hemos de hablar, y no de nosotros mismos», los sacerdotes os esforzáis especialmente por no brillar, por no ser protagonistas, procurando que el protagonismo y el brillo de vuestra vida sean los de Jesucristo”[11].

SE NECESITAN SACERDOTES BIEN PREPARADOS PARA DAR UNA ATENCIÓN PASTORAL QUE RESPETE LA INTIMIDAD Y LA LIBERTAD DE LAS CONCIENCIAS EN UN AMBIENTE SANO Y SEGURO.

Frente a estas difíciles circunstancias, el Papa Francisco no ha querido dejar de expresar su reconocimiento a tantos y tantos sacerdotes que viven con gran dedicación su entrega fiel a Dios y los demás. Con ocasión del 160 aniversario del fallecimiento del Santo Cura de Ars, patrono de los sacerdotes, el Papa Francisco les agradeció especialmente: “Gracias por la alegría con la que han sabido entregar sus vidas, mostrando un corazón que con los años luchó y lucha para no volverse estrecho y amargo y ser, por el contrario, cotidianamente ensanchado por el amor a Dios y a su pueblo; un corazón que, como al buen vino, el tiempo no lo ha agriado, sino que le dio una calidad cada vez más exquisita; porque «eterna es su misericordia»”[12].

Siguiendo estas orientaciones, en la Prelatura del Opus Dei se han querido reforzar las medidas de prevención de abusos y la formación permanente de los sacerdotes que ofrecen atención pastoral individual a través del acompañamiento espiritual y el sacramento de la penitencia. Esta formación permite ayudar a los sacerdotes a mantener viva su identificación sacramental con Cristo y prestar un servicio eficaz a los demás en su búsqueda espiritual.


[1] San Josemaría, Notas de una reunión familiar, 18-VI-1972, citado por J. Echevarría, Carta sobre la nueva evangelización, 11-XII-2012

[2] Mons. Javier Echevarría, Las enseñanzas de San Josemaría para los sacerdotes, 28 marzo 2009. Conferencia sobre el sacerdocio con motivo de un aniversario de la ordenación de San Josemaría.

[3] San Josemaría Escrivá de Balaguer, Carta 8-VIII-1956, n. 25.

[4] San Josemaría, Amar a la Iglesia, cap. 3, n. 35

[5] Ibíd. n.36

[6] San Josemaría, Discursos sobra la Universidad, n. 5. Palabras pronunciadas durante la inauguración del Centro Elis, obra corporativa del Opus Dei, bendecida por el Papa Pablo VI.

[7] Ibíd.

[8] San Josemaría, Amar a la Iglesia, cap.3, n. 50

[9] Ibíd. n. 59

[10] Papa Francisco, Carta apostólica en forma de “Motu Proprio”, “Vos estis lux Mundi”, 2019.

[11] Fernando Ocáriz, Carta octubre 2020, n. 22

[12] Papa Francisco, Carta del Santo Padre Francisco a los sacerdotes en el 160° aniversario de la muerte del Cura de Ars