¡Gracias, Madre! Una Romería Internacional

Isa y Trini son dos jóvenes que se conocieron hace unos meses en una convivencia en Argentina organizada por el Opus Dei. En abril tuvieron la idea de hacer una romería internacional en honor a la Virgen junto a amigas de varios países para pedir por el fin de la pandemia. El sábado 16 de mayo volverán a hacer otra, pidiendo por la misma intención.

Opus Dei - ¡Gracias, Madre! Una Romería InternacionalIniciativa de jóvenes de Argentina y Chile: Romería Internacional por el fin de la pandemia.

En la siguiente crónica nos cuentan cómo organizaron esa primera romería internacional, en la que más de mil personas de 21 países de América rezaron “en línea” a la Virgen. Y cómo, en vista de la repercusión de esta iniciativa, se lanzaron a organizar una segunda romería para el sábado 16 de mayo, fecha que coincide con los cincuenta años del primer viaje de San Josemaría a América para rezar a los pies de la Virgen de Guadalupe. A través del rezo del Rosario buscan unirse al Santo Padre que ha invitado a rezarlo en familia para pedir el fin de la pandemia.

18 de abril, en medio de la cuarentena.

Una sola intención: pedir el fin de la pandemia.

Isa (24 años, Buenos Aires): “Desde que comenzó la cuarentena en Argentina, organicé video llamadas todos los días para rezar el Rosario acompañada por amigas. Nunca dejé de invitar a Trini, quien se sumó siempre desde Chile”.

Trini (27 años, Santiago): “Estuve en Argentina la última semana de febrero y ahí conocí a Isa. Al poco tiempo, ya de vuelta en Chile, llegó la pandemia a nuestro país. Si bien afectó muchísimas cosas, trajo algo bueno: al tener que “juntarme” virtualmente con mis amigas hizo que me sintiera más cerca de las argentinas. Al final, daba igual si estábamos en la casa de al lado o al otro lado de la cordillera.

Quería también que mis amigas chilenas y alguna otra extranjera pudieran vivir la misma experiencia de rezar el Rosario a la distancia, tan lejos pero tan cerca a la vez. Fue así como un día le propuse a Isa hacer una romería internacional, invitando a amigas de otros países, para rezar especialmente por el fin de la pandemia.

Isa se animó a la primera y nos pusimos “manos a la obra”. Era el martes 14 de abril.

Nos contactamos con algunas amigas que conocíamos de México, Brasil y Bolivia, quienes se sumaron a la iniciativa y así fue como se elaboró el primer flyer (al que llegamos a hacerle hasta ¡21 cambios!). Las invitadas a la romería nos alentaron a sumar más países y nos comenzaron a llegar mensajes de toda América”.

Ana Carolina (28 años, Lima): “Era el jueves 16 de abril y me llegó un mensaje de WhatsApp. Era de un grupo de amigas bolivianas, a las que conocí en 2018 cuando viajé a La Paz para conocer al prelado del Opus Dei. Avisaban de una romería internacional para rezar por el fin de la pandemia el día sábado 18 de abril. Me sorprendió gratamente que en el flyer se indicara la zona horaria de Perú. En él también había dos números de celular: de Isa y Trini. Elegí el primero y envié un mensaje con la mejor disposición de unirme y pasar la voz a más personas.

Al contactar con Isa, me contó más de la iniciativa y con gran entusiasmo acepté que me incluyeran para ayudar en la coordinación. Se había acordado que cada país tuviera dos representantes para rezar alguna parte de la romería. Me hizo ilusión encontrar a quienes serían mis voluntarios peruanos y... ¡comencé la búsqueda!

Me contacté con muchas amigas para invitarlas: con las que desarrollo actividades culturales y de promoción social, con las que recibo clases en un centro del Opus Dei, con las que estudié en la universidad, con colegas de trabajo, etc. Esto tan bueno tenía que llegar ¡a mucha gente!

Isa continúa la narración: En dos días pasamos de ser 5 países a 21: Chile, Argentina, Perú, Bolivia, Brasil, Ecuador, Uruguay, Paraguay, Colombia, Venezuela, Panamá, Honduras, Guatemala, México, Nicaragua, Costa Rica, República Dominicana, El Salvador, Puerto Rico, Estados Unidos y Canadá.

“Perdimos” el control de la situación... Si bien inicialmente pensamos que involucraríamos a 100 personas, de repente, nos dimos cuenta de que había muchísima más gente invitada. Esto nos hizo recordar la frase de san Josemaría “Soñad y os quedaréis cortos”. Ahora teníamos algo que se nos quedaría corto y nos preocupaba: ¿cómo conseguiríamos una plataforma en la que todos pudieran conectarse a la vez?

Gracias a Dios, nos contactamos con la Capellanía de la Universidad Austral en Argentina, ya que Malula y Tere nos habían soplado el dato de que podrían ayudarnos. No dudaron en sumarse a la iniciativa, facilitándonos acceder a una cuenta de Zoom para mil usuarios. Agradecemos enormemente al Padre Luis Caballero por habernos apoyado desde el principio.

Lámina interactiva, pincha el mapa y podrás ver a qué patrona le reza cada país.

Sábado 18 de abril

¡Llegó el día! Durante la romería, cada país estaba encargado de guiar y responder una parte de cada Rosario y de fondo fuimos proyectando las imágenes de las patronas de cada país.

Treinta minutos antes de que comenzara la romería, las 21 encargadas estábamos listas para ingresar al link y organizar el encuentro. Nos llevamos una sorpresa inmensa cuando vimos que ya había ¡cerca de 300 usuarios! Muchos tenían su micrófono encendido, era un enorme bullicio. “Soy de Guatemala, qué linda iniciativa”. “Hola, ¿se me escucha bien? Soy de Nicaragua”, se oía, entre otros más.

Isa: “Siendo las 18:58 en Argentina me animé a prender el micrófono frente a 400 personas desconocidas y comencé a pedirles silencio y que bloquearan sus micrófonos. Les comenté que faltaban 35 minutos para comenzar la romería y que esperaríamos a que llegaran los demás invitados. Les propuse a que, en silencio, escucháramos algunos cantos y enseguida, sin más palabras, puse música”.

Captura de pantalla del zoom de la Romería Internacional

A las 19:30 en Argentina, 18:30 en Chile, 17:30 en Perú...

Era el momento de iniciar. Comenzaba la romería con el rezo desde Canadá, luego, continuaría Estados Unidos e iría recorriendo América hasta llegar al sur y culminar con Argentina.

El número de participantes crecía exponencialmente: 4 minutos después de la hora de inicio ¡ya se había copado el Zoom! ¡Había 1,000 personas conectadas para rezar a la Virgen!

Trini: “Entre nosotras, tuvimos que concentrarnos muchísimo en coordinar todo muy bien: en prender y apagar los micrófonos de las personas que guiaban el rosario en el momento preciso, misión nada fácil considerando que había 1.000 personas dentro. ¡Cómo nos sonreiría la Virgen mientras intentábamos dirigir y moderar -lo mejor que podíamos- aquella romería!”.

En mitad del primer misterio, el internet de la casa de Isa se cortó e inesperadamente se le cerró la pantalla de Zoom. Intentaba entrar al link una y otra vez y saltaba un mensaje que decía: “Esta reunión ha alcanzado un máximo de 1.000 participantes. Inténtelo de nuevo más tarde.”

Isa: “Angustiada, comencé a pedirle a Nuestra Madre que me ayudara a volver a entrar y después de unos 15 intentos logré hacerlo; ya iban por el Tercer Misterio.

Fue muy bonito rezar con tanta gente desde tan lejos, oír las Ave Marías en diferentes acentos, dirigidas desde distintas partes del continente, y conocer tantas advocaciones de la Virgen. Todo mientras no dejaban de llegar mensajes con intenciones y saludos de todos los rincones de América.

Invitación a la romería publicada en el Instagram @romeriainternacional

Llegando al fin de la reunión, agradecimos a todos por haberse sumado a este rato de oración que había pasado por toda América y los invitamos a una nueva Romería Internacional que se realizaría el sábado 16 de mayo, ¡esto había que repetirlo!”

Ana Carolina: “Al terminar la Romería, mientras los participantes iban saliendo de la llamada, se colocó de fondo unas canciones muy bonitas dirigidas a la Virgen. Me emocionó muchísimo. Me encantaba ver cómo la gente iba agradeciendo y salía. Se podía ver jóvenes, familias, parejas de esposos... Me quedé conectada, no quería finalizar la llamada y creo que no era la única... Después de varios minutos, quedábamos todavía más de 100 participantes. ¡Qué gran tarde había sido!

Luego de todo, le pregunté a las dos chicas que habían rezado a nombre de Perú sobre sus impresiones. Al igual que a mí, les había conmovido la experiencia”.

Charito (26 años, peruana): “Ha sido realmente maravilloso. Mientras más y más gente se conectaba, me sentía una nada, una gotita en un mar inmenso, pero todos juntos hacíamos una fuerza mayor, y todo por amor a Ella, para que interceda por el mundo entero. Era increíble ver cómo culturalmente éramos tan distintos, y al mismo tiempo tan iguales: al ser todos hijos de María. ¡Cuánto se puede hacer siendo tan solo una gota! ¡Es una de esas experiencias que quieres repetir de todas maneras!”.

María Fe (35 años, peruana): “Rezar con tantas personas de lugares diferentes con un mismo objetivo fue muy emocionante desde el primer momento. Casi podía ver la sonrisa de la Virgen al vernos a todos con Ella. Estoy segura de que estuvo al lado de todos los que nos reunimos a rezar y también de aquellos que no pudieron conectarse por exceder el límite de capacidad del Zoom. Sé que ni la inteligencia ni la imaginación podrá jamás calcular la inmensidad de frutos de la oración, pero de cierta forma, mi corazón pudo experimentarlo en aquel momento. Gracias a todos por participar”.

En pocos días tendremos una experiencia similar: el 16 de mayo regalaremos a la Virgen otra romería con la misma intención, y esta vez queremos incluir a países de todo el mundo. Hemos lanzado una cuenta en Instagram: @romeriainternacional para difundir la invitación y seguir compartiendo la riqueza de la experiencia vivida. ¡Todavía no podemos creer lo sucedido!

Aquella tarde del sábado 18 de abril se vivió la Comunión de los Santos. Nuestra Madre estuvo detrás de todo esto: Ella fue quien permitió que la idea creciera y se hiciera realidad. ¡Gracias, Madre!