27 de septiembre: recuerdos de la beatificación de Álvaro del Portillo

Álvaro del Portillo, primer sucesor del fundador del Opus Dei, fue beatificado el 2014 ante fieles de ochenta países. Durante la ceremonia el Cardenal Amato señaló que “el nuevo beato nos invita a una santidad amable, misericordiosa, afable, mansa y humilde”.

Opus Dei - 27 de septiembre: recuerdos de la beatificación de Álvaro del PortilloEl altar con la imagen del nuevo beato cuya fiesta se determinó sea celebrada el 12 de mayo.

El 27 de septiembre de 2014 fue beatificado Álvaro del Portillo, obispo, primer sucesor de san Josemaría al frente del Opus Dei y uno de los protagonistas del Concilio Vaticano II, en el marco de una ceremonia multitudinaria presidida por el delegado del Papa Francisco, el cardenal Angelo Amato, acompañado del cardenal Antonio María Rouco, arzobispo emérito de Madrid y del obispo prelado del Opus Dei en ese entonces, Javier Echevarría.

Grandes momentos de la ceremonia

La universalidad de la figura del nuevo beato quedó de manifiesto por la presencia de miles de fieles de más de ochenta países. En la ceremonia concelebraron 17 cardenales y 170 obispos de todo el mundo.

“El beato Álvaro del Portillo nos enseña que la sencillez y la vida ordinaria son camino seguro de santidad". Papa Francisco

El Papa Francisco envió un mensaje que fue leído por el actual Prelado del Opus Dei, Fernando Ocáriz. En la carta el Santo Padre destacó que “el beato Álvaro del Portillo nos enseña que la sencillez y la vida ordinaria son camino seguro de santidad".

Tras la fórmula solemne de beatificación pronunciada por el Cardenal Amato a las 12:24 h., fue descubierta la imagen del nuevo beato cuya fiesta se determinó sea celebrada el 12 de mayo.

Otro momento importante fue el traslado al altar de las reliquias de Álvaro del Portillo, portadas por la familia chilena Ureta Wilson, cuyo hijo José Ignacio, fue curado milagrosamente por intercesión del nuevo beato.

José Ignacio Ureta lleva las reliquias de don Álvaro al altar, acompañado de sus padres.

La homilía destacó su fidelidad al Evangelio, a la Iglesia y al Papa

En su homilía, el cardenal Amato realizó un perfil de algunas virtudes que el nuevo beato “vivió de modo heroico", como su “fidelidad al Evangelio, a la Iglesia y al Magisterio del Papa". Álvaro del Portillo –explicó el cardenal- “huía de todo personalismo, porque transmitía la verdad del Evangelio, no sus propias opiniones". Entre otras cosas, “destacaba por la prudencia y rectitud al valorar los sucesos y las personas; la justicia para respetar el honor y la libertad de los demás".

"El beato Álvaro del Portillo, nos invita hoy a vivir una santidad amable, misericordiosa, afable, mansa y humilde". Cardenal Amato

Según el cardenal Amato, “el beato Álvaro del Portillo, nos invita hoy a vivir una santidad amable, misericordiosa, afable, mansa y humilde. Los santos nos invitan a introducir en el seno de la Iglesia y de la sociedad el aire puro de la gracia de Dios, que renueva la faz de la tierra".

La numerosa participación de los fieles se caracterizó por la piedad y la alegría de los cantos acompañando al coro de 200 voces de la Jornada Mundial de la Juventud de Madrid 2011. Para distribuir la comunión, 1.200 sacerdotes se repartieron por todo el recinto.

Mons. Echevarría: una súplica especial por quienes sufren la persecución a causa de la fe

Al finalizar la celebración, Mons. Javier Echevarría, entonces prelado del Opus Dei, dirigió unas palabras de agradecimiento a Dios, a la Iglesia y al Papa Francisco, al Papa emérito Benedicto XVI, a los cardenales Amato y Rouco, y a la Archidiócesis de Madrid, así como al coro, a los voluntarios y a los medios de comunicación, que hicieron posible que la ceremonia pudiera ser seguida en todo el mundo.

“La elevación a los altares de Álvaro del Portillo nos recuerda de nuevo la llamada universal a la santidad, proclamada con gran fuerza por el Concilio Vaticano II". Mons. Javier Echevarría

El prelado añadió: “La elevación a los altares de Álvaro del Portillo nos recuerda de nuevo la llamada universal a la santidad, proclamada con gran fuerza por el Concilio Vaticano II". Y también se refirió al “gozo de san Josemaría Escrivá de Balaguer, al ver que este hijo suyo fidelísimo ha sido propuesto como intercesor y ejemplo a todos los fieles".

Mons. Echevarría pidió a los presentes una súplica especial “por las hermanas y los hermanos nuestros que, en diversas partes del mundo, sufren persecución e incluso martirio a causa de la fe".

Recuerdos:

Más sobre aquel 27 de septiembre:

Pocas semanas después se publicó este libro con algunas de las mejores fotos de la ceremonia, donde destacan los asistentes de diversas nacionalidad, puedes revisarlo aquí.

Los mejores momentos de la beatificación quedan reflejados en este video, puedes verlo en el siguiente link.

Gracias, don Álvaro. Historias de una beatificación: documental sobre la beatificación de Álvaro del Portillo. Habla la familia de José Ignacio, el niño que recibió el milagro por intercesión del nuevo beato. El documental recoge declaraciones de la portavoz de la beatificación, de familias que acogieron a personas de todo el mundo, de responsables de la ONG Harambee África, voluntarios y participantes en esas jornadas inolvidables.