Mapa interactivo: san Josemaría en Logroño

San Josemaría vivió en Logroño de 1915 a 1920. En esta ciudad recibió, en el invierno de 1917, una llamada de Dios, que cambió su vida. Hemos recogido en un mapa interactivo los principales lugares de Logroño relacionados con la vida de San Josemaría y su familia en aquellos años.

Infográficos y mapas
Opus Dei - Mapa interactivo: san Josemaría en Logroño

Accede al Mapa San Josemaría en Logroño (1915-1920)

Unas huellas en la nieve

A lo largo de diciembre y durante las Navidades de 1917 nevó intensamente en Logroño. Un día por la mañana, Josemaría, al dirigirse al Colegio San Antonio, por el camino habitual, en la calle Mayor, vio algo que le llamó poderosamente la atención: las huellas de unos pies sobre la nieve: las pisadas de un carmelita descalzo. Aquello fue como un fogonazo de luz en su alma.

Si otros hacen tantos sacrificios por Dios –pensó– ¿yo no voy a ser capaz de ofrecer nada? Así, y con la gracia que el Señor le concedió en abundancia empezó a notar que Dios quería algo de su vida. Le llamaba, sí; pero ¿dónde?, ¿para hacer qué? No lo sabía todavía. Tardaría aún más de diez años en verlo con claridad. Tenía sólo dieciséis años recién cumplidos.

Comenzó a ahondar más en la vida cristiana, a rezar, a hacer penitencia, a acudir a la Misa diaria y a la confesión frecuente. A los pocos meses, en primavera de 1918, empezó a pensar seriamente en hacerse sacerdote como la manera más adecuada de estar disponible para hacer lo que Dios quisiera.

Quiso consultarlo con su padre. Don José le escuchó atento. Aquella noticia inesperada le conmovió. Fue la única vez que le vi llorar –recordaba San Josemaría–. Él tenía otros planes posibles, pero no se rebeló a mi decisión. Me contestó: Hijo mío, piénsalo bien. Los sacerdotes deben ser muy santos… Piénsalo un poco más, pero yo no me opondré. Y le llevó a hablar con un sacerdote amigo suyo, el abad de La Redonda, don Antolín Oñate, para que le aconsejara. Pocos meses más tarde, en otoño de 1918, una vez terminado el bachillerato, Josemaría comenzó sus estudios eclesiásticos en el seminario de la diócesis.

La familia Escrivá en Logroño

Los padres de S. Josemaría: D. José y Dª Dolores.

La familia de San Josemaría se había trasladado a Logroño en 1915, a causa de graves dificultades económicas sufridas en Barbastro, su ciudad de origen.

José Escrivá, padre de Josemaría, se había casado con Dolores Albás en 1898. Del matrimonio habían nacido hasta el momento cinco hijos, de los cuales sólo quedaban Carmen y Josemaría, después de las dolorosas pérdidas de las tres hijas más pequeñas. En marzo de 1915 don José llegó a Logroño para trabajar en un comercio de Antonio Garrigosa, concretamente en “La Gran Ciudad de Londres”, una tienda de ropa y tejidos. Después de unos meses de acomodación y asentamiento, su mujer y sus hijos pudieron reunirse con él, en septiembre de ese mismo año.

Logroño, mayo de 1921. Josemaría a la edad de diecinueve años con su hermano Santiago.

La familia Escrivá vivió en Logroño diez años, durante los cuales ocurrieron acontecimientos familiares importantes: en 1918 Josemaría decide hacerse sacerdote e ingresa en el Seminario Diocesano de Logroño, donde estudiará dos años como alumno externo, hasta su traslado al seminario de Zaragoza; en 1919 nace un nuevo hijo, Santiago; el 27 de noviembre de 1924 fallece D. José Escrivá.

En enero de 1925 Doña Dolores, con Carmen y Santiago, decide trasladarse a vivir a Zaragoza para estar más cerca de Josemaría, que el 28 de marzo de 1925 recibía la ordenación sacerdotal.