Etiqueta: Perdón

Hay 35 resultados para la etiqueta "Perdón"
Aprender a perdonar

Aprender a perdonar

El arte de convivir está estrechamente relacionado con la capacidad de pedir perdón y de perdonar. Todos somos débiles y caemos con frecuencia. Tenemos que ayudarnos mutuamente a levantarnos siempre de nuevo. Lo conseguimos, muchas veces, a través del perdón. Artículo de Jutta Burggraf.

Evangelio del sábado: la oración del cristiano, oración del corazón

Evangelio del sábado: la oración del cristiano, oración del corazón

Comentario del sábado de la 3° semana de Cuaresma. “Pero el publicano, quedándose lejos, ni siquiera se atrevía a levantar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho diciendo: «Oh Dios, ten compasión de mí, que soy un pecador»”. Presentándose con las manos vacías, con el corazón desnudo y reconociéndose pecador, el publicano nos muestra la condición necesaria para recibir el perdón del Señor.

Evangelio del martes: el límite en el perdón

Evangelio del martes: el límite en el perdón

Comentario del martes de la 3° semana de Cuaresma. “Señor, ¿cuántas veces tengo que perdonar a mi hermano?” Hoy el Señor sirviéndose de una pregunta de Pedro afronta uno de los temas centrales de la vida cristiana: el perdón. Jesús nos enseña que hemos de perdonar siempre y que el perdón a los demás está muy relacionado con el perdón que recibimos de Dios.

Evangelio del lunes: un amor sin medida

Evangelio del lunes: un amor sin medida

Comentario del lunes de la 2ª semana de Cuaresma. “Sed misericordiosos como vuestro Padre es misericordioso”. La medida del Señor es un amor sin medida que abraza a todos desde la Cruz. Pidámosle en este tiempo de conversión que nos conceda un corazón misericordioso como el suyo.

Aprender a perdonar de la mano de Dios

Patricia recibió el impacto de una bala que iba dirigida a otra persona. Unas horas más tarde, agotados todos los medios de la medicina y después de recibir los últimos sacramentos, falleció. En este relato de fe, dolor y perdón este matrimonio enseña que el mal nunca tiene la última palabra: “El Señor me había dado la fuerza para perdonarlo”.

En primera persona