Una novena en familia a Isidoro

Para rezar por la intercesión del Venerable Isidoro, lo primero era contarle a mi familia quién era él: un argentino Ingeniero en Ferrocarriles, que vivió junto a san Josemaría y se encargaba de los arreglos de las máquinas en su casa, quien ahora está en camino a la santidad.

Somos siete los confinados en casa. Mi marido y yo —que ahora trabajamos desde casa—, y cinco hijos, de los cuales cuatro llevan sus tareas y clases de modo digital.

Para ello hay un par de celulares, algunos más viejitos que otros, una tablet y la mejor, una computadora portátil, porque tiene todos los programas y sistemas necesarios de nuestras labores.

Los aparatos los usamos por turnos, así nos vamos arreglando día a día. Pero fue ayer cuando se le derramó el mate a uno de mis hijos sobre la apreciada computadora, más precisamente sobre su teclado. En ese mismo instante la notebook dejó de funcionar. Al reiniciarla la pantalla ya no volvió a proyectar. Caos. Desesperación. Cada uno pensaba qué iba a hacer ahora para afrontarse a sus próximas obligaciones.

Los alenté a que le hiciésemos juntos una novena y así fue que comenzamos

Entonces se me ocurrió contarles sobre Isidoro Zorzano: un argentino Ingeniero en Ferrocarriles, que vivió junto a san Josemaría y se encargaba de los arreglos de las máquinas en su casa, quien ahora está en camino a la santidad. Los alenté a que le hiciésemos juntos una novena y así fue que comenzamos los que estabamos allí. Al final, estabamos todos en familia recitando la oración. Al llegar a la novena estampa, nos animamos a rezar una décima agradeciendo a Isidoro el favor (gesto que aprendimos de la Madre Teresa de Calcuta).

Nadie se animaba a encender la computadora, pero lo hicimos, y ¡oh sorpresa! no arrancó.

La apagamos nuevamente y a algunos se les apagó también el ánimo, pero alguien sugirió que debíamos poner lo que estaba de nuestra parte y Dios pondría el resto. Solo se nos ocurrió derramar arroz sobre el teclado, colocar ahí una estampa y confiar. Nos fuimos a dormir y a la mañana siguiente, gran alegría y agradecimiento: la computadora arrancó.

Gracias, Isidoro.

V. I. - Argentina


► Reza por intercesión de Isidoro Zorzano

► Conoce la vida de Isidoro con algunos vídeos.

Clic aquí para enviar el relato de un favor recibido.

También puede comunicar la gracia que se le ha concedido mediante correo postal a la Oficina de las causas de los santos de la prelatura del Opus Dei (Calle Diego de León, 14, 28006 Madrid, España) o a través del correo electrónico ocs.es@opusdei.org​.

Clic aquí para hacer un donativo.

En alternativa puede enviar una aportación por transferencia a la cuenta bancaria de la Asociación de Cooperadores del Opus Dei con IBAN número ES53 2100 1547 7502 0024 4065 y BIC, CAIXESBBXXX en La Caixa (agencia urbana de la calle Cartagena, 4, 28028 Madrid, España).