Etiqueta: Comentario al Evangelio

Hay 379 resultados para la etiqueta "Comentario al Evangelio"
26 de junio: san Josemaría

26 de junio: san Josemaría

Comentario de la fiesta de san Josemaría. “Subiendo a una de las barcas, que era de Simón, le rogó que la apartase un poco de tierra”. El Señor ha subido a nuestra barca para entablar una relación personal con cada uno. De nosotros depende que el desenlace sea una nueva historia de amor, como sucedió en la vida de san Josemaría.

Evangelio del viernes: la sencillez del leproso

Evangelio del viernes: la sencillez del leproso

Comentario del viernes de la 12° semana del tiempo ordinario. “Señor, si quieres, puedes limpiarme”. Estas palabras, quizá tantas veces escuchadas, encierran una gran lección de humildad. El leproso del evangelio nos muestra la sencillez con que tenemos que presentar al Señor nuestras miserias y debilidades, abandonando y dejando en sus manos el resultado de lo que pedimos.

24 de junio: natividad de san Juan Bautista

24 de junio: natividad de san Juan Bautista

Comentario de la solemnidad de la Natividad de san Juan Bautista. “Y él, pidiendo una tablilla, escribió: «Juan es su nombre»”. Detrás de la actitud, podemos adivinar el deseo de Zacarías y de Isabel de ofrecer su hijo a Dios, amando la misión para la que el Señor lo mandó al mundo.

Evangelio del jueves: la oración esencial

Evangelio del jueves: la oración esencial

Comentario del jueves de la 11º semana del tiempo ordinario. “Vosotros, en cambio, orad así: Padre nuestro”. En la oración del Señor encontramos la esencia de nuestro diálogo con Dios, y aprendemos una y otra vez que rezar es hablar con Dios.

Evangelio del miércoles: tres monumentos de amor

Evangelio del miércoles: tres monumentos de amor

Comentario del miércoles de la 11° semana del tiempo ordinario. “Guardaos de hacer vuestra justicia delante de los hombres con el fin de que os vean; de otro modo no tendréis recompensa de vuestro Padre que está en los cielos”. La limosna, la oración y el ayuno son tres grandes monumentos de amor. Realizarlos de cara a Dios nos ayudará a proteger su valor. En el cielo nos daremos cuenta de cuánto han agradado a nuestro Padre Dios.